Fernando Cabanillas

Consejos de cabecera

Por Fernando Cabanillas
💬 0

Plata coloidal como medicina

Recuerdo que un conocido líder político puertorriqueño comentaba que en Puerto Rico todo nos llega “tarde y recalentao”. Décadas más tarde este comentario sigue vigente. Pero no es de política que trata esta columna… bueno, quizás un poco de eso al final.

En EE. UU., la plata coloidal es una medicina alternativa popular en los círculos holísticos de salud, pero en Puerto Rico yo no había escuchado de esto hasta hace una semana, cuando uno de mis pacientes con linfoma me relató que estaba viendo a un médico naturópata, quien le estaba tratando un serio problema pulmonar llamado bronquiectasia. El tratamiento que le estaba administrando el naturópata consistía en aspiraciones de plata coloidal. La interna que estaba conmigo me explicó luego que un pariente de ella que reside en EE. UU. estaba tomando plata coloidal por boca hacía años y que parecía un pitufo. De entrada no entendí a qué se refería y ella me explicó, cosa que más tarde les revelaré.

Lógicamente siempre quiero estar al día en la medicina, así que me propuse estudiar el tema de la plata a fondo porque, a pesar de que todas estas modalidades “alternativas” nos llegan tarde a Puerto Rico, eventualmente nos ponemos al día y se convierten en tratamientos muy comunes. Les resumo lo que aprendí y confieso que me ha asombrado.

Los defensores de la terapia con plata coloidal afirman que es un tratamiento efectivo para todo tipo de condiciones. Muchos afirman que puede reemplazar a los antibióticos u otras terapias médicas para tratar infecciones como pulmonía, tuberculosis y hasta SIDA. Y para el cáncer es un jonrón… en fin, una verdadera joya o, mejor dicho, una panacea.

Pero empecemos por explicar qué es esta plata coloidal. Este término es utilizado para describir pequeñas partículas de plata suspendidas en un líquido. El tamaño de las partículas de plata puede variar, pero algunas son tan pequeñas que se conocen como "nanopartículas". Esto significa que tienen menos de 100 nm de tamaño, muy, muy lejos de ser visibles ni con un microscopio, mucho menos a simple vista.

¿Para qué la gente usa esto? Antes de que se desarrollaran los antibióticos modernos, la plata coloidal se usaba como un remedio universal para diversas infecciones y enfermedades. Recientemente, ha experimentado un renacimiento en popularidad, y aquellos que usan plata coloidal lo toman como un suplemento dietético o lo aplican directamente a su piel. También lo usan para limpiar el intestino, estimular el sistema inmune y combatir la inflamación. No hay prueba de que funcione para ninguno de estos usos. 

Otros lo usan por razones absurdas. Por ejemplo, una persona vio un anuncio en TV de una flor seca “que volvió a la vida por el poder de la solución en la que se había colocado: agua con iones de plata”. Esta persona, de nombre Karason, compró un dispositivo para hacer su propia plata coloidal en casa y pronto estaba bebiendo un vaso de 10 onzas diariamente, con la esperanza de mejorar su salud en general. También lo aplicaba en su cara para la dermatitis.

En el Internet fácilmente se obtienen preparaciones de plata coloidal que se venden como agentes antimicrobianos, pero ¿qué pruebas hay para respaldar científicamente estas afirmaciones? Existe un estudio que evaluó la actividad antimicrobiana de la plata coloidal contra varios microbios. Se probaron tres muestras de plata coloidal: una disponible comercialmente en Internet (concentración de plata de 22 ppm) y otras dos muestras (concentraciones de 403 y 413 ppm). Ninguna de las tres soluciones tuvo efecto alguno sobre el crecimiento de las cepas bacterianas analizadas. Sin embargo, un antibiótico común, Ciprofloxacina, logró matar esas bacterias. Los científicos concluyeron que las afirmaciones de la potencia antimicrobiana de la plata coloidal son engañosas. Otro estudio reciente encontró que la plata coloidal fue ineficaz para combatir los virus.

En cuanto a los efectos secundarios de la plata coloidal, y su seguridad como tratamiento, nos advierten que el consumo masivo de plata puede subir los niveles a rangos muy altos, y esto podría provocar trastornos cerebrales y parálisis del sistema respiratorio. Depósitos de plata pueden acumularse en los intestinos, el hígado, los riñones y otros órganos.

Pero el riesgo más común asociado con la exposición crónica a la plata coloidal es la argyria. Esta es una condición irreversible en que la piel se torna en un color azul morado debido a la acumulación de partículas de plata en la piel. De ahí que la interna me dijera que su pariente parecía un pitufo. Para que tengan una idea que no estoy exagerando, hagan clic en este enlace y verán. 

Entre los casos de argyria más conocidos está el de Stan Jones de Montana, un candidato libertario para el Senado de los Estados Unidos en 2002 y 2006. La coloración azul de su piel se destacó en la cobertura mediática de su campaña. Alegaba que su buena salud se debía a su consumo de plata coloidal. Para su desdicha, el truco de la piel no le funcionó y fracasó en las dos elecciones.

Mi recomendación a los miembros del Partido Popular Democrático: no se les ocurra ni acercarse a la plata coloidal. Y ahora que Pedro Pierluisi se está alejando del color azul del PNP, alegadamente “por sus connotaciones negativas” después de la catástrofe del chat, también le recomiendo que se mantenga lo más lejos posible de esta sustancia. Pero me imagino que a los del corazón del rollo les agradaría tener un toque de argyria. Tampoco se los recomiendo. 

Entonces, verdaderamente, ¿para qué sirve la plata coloidal? Hay un uso que definitivamente es real y que todos debemos comprender a cabalidad: esta plata solo sirve para generar más plata al bolsillo de los naturópatas que creen, o fingen creer, en ese tratamiento.


Otras columnas de Fernando Cabanillas

domingo, 24 de noviembre de 2019

Un DON que se las trae contra el cáncer

DON no solo es una medicina sumamente prometedora, sino que podría transformar el futuro de la inmunoterapia, haciéndola mucho más efectiva, y a la misma vez comportándose como una quimioterapia muy valiosa, escribe Fernando Cabanillas

domingo, 17 de noviembre de 2019

Médicos y pacientes: pendientes al esprúe tropical

El problema en diagnosticar esta enfermedad es que todavía los libros de texto describen el cuadro clínico clásico que veíamos antes del siglo XXI, señala Fernando Cabanillas

domingo, 10 de noviembre de 2019

Probióticos, ¿sí o no?

El doctor Fernando Cabanillas discute nuevos hallazgos de estudios científicos sobre los probióticos

💬Ver 0 comentarios