José R. Nadal Power

Tribuna Invitada

Por José R. Nadal Power
💬 0

Plebiscito: desenfoque total del Gobierno

El plebiscito del domingo malgasta millones de dólares y es un mal uso del tiempo y de las energías que debemos dedicar a resolver la crisis fiscal y económica de Puerto Rico.  Carece de respaldo del Gobierno Federal de los Estados Unidos y se hace en el peor momento para solicitar concesiones políticas al Congreso. 

Al agravio del malgasto de dinero y energías, se le suma el gasto en anuncios innecesarios por parte del gobierno justificando la radicación de quiebra bajo PROMESA y la recién aprobación del llamado Plan Tenesí. Este último es una estrategia costosa y caduca elaborada en el Siglo XIX por un estado esclavista, como supuesto camino para lograr la estadidad para Puerto Rico. Los anuncios y el Plan Tenesí evidencian la enajenación y ceguera de un liderato estadista que no quiere o es incapaz de entender cuáles son las prioridades para el pueblo que pretenden gobernar.

Mientras los puertorriqueños esperan líderes que presenten propuestas realistas para crear empleos, el gobernador Rosselló anda de caravanas políticas. Mientras los puertorriqueños esperan que el gobierno y la Comisionada Residente establezcan como prioridad en la agenda en Washington conseguir herramientas para atraer inversiones a Puerto Rico, Jennifer González le da prioridad a un proyecto de ley de estadidad que no cuenta con ningún apoyo en el Congreso. Mientras los puertorriqueños exigen transparencia, Rosselló presenta un presupuesto engañoso. El desenfoque es total.

¿Cómo podemos expresar la indignación que sentimos cada vez que vemos a los funcionarios en caravanas en vez de trabajando? ¿Cómo podemos expresar nuestro coraje cada vez que vemos anuncios innecesarios del Gobierno? ¿Cómo podemos repudiar el gasto en anuncios sobre el plebiscito? Boicoteando el plebiscito.

Mediante el boicot al mal llamado plebiscito del 11 de junio, resistiremos la manipulación y los llamados a darle legitimidad mediante el voto a un proceso malo para el país. El boicot es la expresión de un pueblo que quiere que lo respeten, de un pueblo que quiere que su dinero de use bien, de un pueblo que quiere que sus gobernantes trabajen y no politiqueen en estos momentos de dificultad.

La estadidad, como toda fórmula de estatus, tiene virtudes y defectos, y por respeto a quienes la apoyan, hay que hablar sobre ella con la verdad, sin prometer lo que no se puede conseguir en estos momentos, y sobretodo, sin venderla como algo que no es: un modelo de desarrollo económico. 

Ya lo dijo el New York Times hace unos días y lo han dicho aliados tradicionales de la estadidad como Jeb Bush y el Senador Orin Hatch: Puerto Rico y su liderato tiene que enfocarse en desarrollar su economía antes de solicitar la estadidad. El crecimiento económico no viene después de la estadidad; tiene que llegar antes. Si no hay una economía robusta, no hay estadidad posible aunque los puertorriqueños la soliciten.  

Basta ya de engaños y despilfarro de nuestro dinero por parte del Gobernador y el liderato estadista. Manifestemos nuestra indignación boicoteando el plebiscito. 

Otras columnas de José R. Nadal Power

💬Ver 0 comentarios