Mabel M. Figueroa Pérez

La Tilde de Mabel

Por Mabel M. Figueroa Pérez
💬 0

Plebiscito: ese cuento de nunca acabar…

Palabra: Nada

Significado: Ninguna cosa

Etimología: Procede del latín nata

¿Qué hizo Lyndon Johnson para vincular definitivamente al gobierno de Estados Unidos con los resultados del primer plebiscito de status que se realizó el 23 de julio de 1967 en Puerto Rico?

Respuesta: Nada.

¿Qué hicieron George Bush o Bill Clinton para vincular definitivamente al gobierno de Estados Unidos con los resultados del segundo plebiscito de status que se realizó el 14 de noviembre de 1993 en Puerto Rico?

Respuesta: Nada.

¿Qué hizo Bill Clinton para vincular definitivamente al gobierno de Estados Unidos con los resultados del tercer plebiscito de status que se realizó el 13 de diciembre de 1998 en Puerto Rico?

Respuesta: Nada.

¿Qué hizo Barack Obama para vincular definitivamente al gobierno de Estados Unidos con los resultados del cuarto plebiscito de status que se realizó el 6 de noviembre de 2012 en Puerto Rico?

Respuesta: Nada.

¿Qué hizo Donald Trump para vincular definitivamente al gobierno de Estados Unidos con los resultados del quinto plebiscito de status que se realizó el 12 de julio de 2017 en Puerto Rico?

Respuesta: Nada.

Todos alegan ser “amigos” de Puerto Rico. Todos vienen en campaña y se llenan los bolsillos con contribuciones políticas. Todos ensalzan el sacrificio de nuestros militares. Todos sonríen, estrechan manos. 

Pero encarnan el inmovilismo absoluto cuando se trata de definir de una vez por todas la relación política de la isla con la nación estadounidense. Toda acción se queda en palabras. Todas las palabras, siempre, siempre, se las lleva el viento.

Ninguno ha tomado con la seriedad que se requiere un asunto de tanta importancia y envergadura. Desde que nací estoy oyendo lo mismo. Lo único que ha evolucionado es que desde el centro político de Puerto Rico, el estadolibrismo, la negación va desapareciendo y le da paso a una realidad innegable: que somos una colonia subordinada a los Estados Unidos.

Los resultados en los cinco plebiscitos están ahí, con las victorias, las derrotas y las abstenciones. Lo que marca a cada evento firmemente es la falta de compromiso del gobierno de Estados Unidos a hacer cumplir, a respetar, la voluntad del pueblo de Puerto Rico en las urnas. Nos ignora mientras va por el mundo pretendiendo dar clases de democracia y de libertad. 

Y entonces, salta una nueva propuesta de la comisionada residente en Washington, Jenniffer González, para hacer otro referéndum de status. Sería preguntarle a los votantes de la isla en las elecciones generales del 2020: ¿Estadidad, sí o no? Y lo pone sobre la mesa, aunque el proyecto que sometió en el Congreso como un intento de vincular el resultado de la consulta del 2017 con el gobierno de Estados Unidos no resultara en nada.

Cuando hay una relación entre dos partes, de cada lado tienen que ceder para lograr sobrevivir a ese pacto de unión. Hay que ser proactivos, ambos, para evitar llegar a una expiración. Si solo uno es el que invierte esfuerzo para mantener a flote ese enlace, el desgaste lleva al agotamiento. Entonces, hay tres caminos: exigir al otro una reparación para detener la erosión; sacar fuerzas y romper el acuerdo; o seguir congelado, con miedo, y mantenerse allí, en una fusión sin porvenir.

Pasa con todos los contratos, desde el matrimonial, el de alquiler y el laboral, hasta el convenio político entre países. 

El miedo congela y la inercia atrofia hasta el alma.    

El que ve borroso a estas alturas es porque se niega a toda costa a hacerse un examen de conciencia.

¿Qué hará Donald Trump para vincular definitivamente al gobierno de Estados Unidos con los resultados del sexto plebiscito de status que se proyecta hacer en Puerto Rico, si es que se consuma?

Mi proyección, mi respuesta, es simple: Nada.


Otras columnas de Mabel M. Figueroa Pérez

miércoles, 6 de noviembre de 2019

Mi última conversación con Rullán

Mabel Figueroa Pérez destaca las aportaciones profesionales y humanas del exsecretario de Salud de Puerto Rico

viernes, 25 de octubre de 2019

La disciplina de un “honorable” legislador

Vamos a ver qué significa para el presidente de la Cámara de Representantes, Johnny Méndez, disciplina y honradez, porque lo que es para Guillermo Miranda está más que claro, dice Mabel M. Figueroa Pérez

💬Ver 0 comentarios