Mari Mari Narvaéz

Buscapié

Por Mari Mari Narvaéz
💬 0

PNP: vulgar en todo

Si algo tienen los políticos penepés de oficio es esa naturaleza burda que siempre exhiben. Son vulgares en todo. En su rechazo a las libertades civiles en las que se fundamentó la república de Estados Unidos, por ejemplo, y eso es algo que nunca podré entender.

No hay que ser “Juris Doctor” para saber que las enmiendas al Código Penal aprobadas esta semana son, además de inconstitucionales, un mecanismo de escarmiento contra los estudiantes y las personas que, a pesar de todo —a pesar de la precariedad, de las obligaciones, de los anhelos personales— están dispuestas a poner el cuerpo por lo justo en este país. No lo digo yo. Lo admite el propio presidente del Senado con la poca contemplación que lo caracteriza.

Las enmiendas al Código Penal son muy peligrosas. Pero nosotros ya sabemos de mordazas. Su aprobación es otro signo explícito sobre el fin de nuestro espejismo democrático y nuestra nueva realidad fascistoide. Habiéndosenos impuesto un gobierno no electo, con inmunidad judicial y cuyas decisiones van por encima del estado de derecho en nuestro país, a los siervos del patio no les bastaba con esa completa pérdida del poder. No. También había que criminalizar toda posibilidad de disidencia. “Que paguen los de arriba”, reclaman los jóvenes del mundo mientras los vulgarotes de nuestra legislatura corean: “Que paguen los que protestan”.

La especialidad de la “Casa de las leyes” no es ni será la defensa de nuestras libertades, ni siquiera de nuestras vidas. Su especialidad, afín a su perenne ramplonería, es la administración de un buen barril de tocino. Por eso, junto a la criminalización de la protesta, aprueban también $24 millones para proteger a la ilustre ciudadanía de Garden Hills con una verja; para arreglar el parquecito de Torrimar en la majestuosa tierra de Guaynabo City, y por ahí siga usted contando todos los gazebos, la minucia y el clientelismo político que van a construir con ese barrilito mientras estrangulan nuestra Universidad. Y la salud de miles de personas de escasos ingresos. Y las ya raquíticas pensiones de nuestros viejos. Así son. Lo de vulgarotes termina siendo un eufemismo.

Otras columnas de Mari Mari Narvaéz

viernes, 16 de febrero de 2018

Esto no es una cursilería

Mari Mari Narváez comenta sobre la fascinación de los puertorriqueños por las playas y factores de apego patrio que hacen descartar irse del país, a pesar de la aguda crisis

viernes, 2 de febrero de 2018

La espina de la luz

Mari Mari Narváez comenta la situación en la Autoridad de Energía Eléctrica y su propuesta privatización ante la necesidad imperiosa de un buen servicio para los puertorriqueños

viernes, 12 de enero de 2018

¿Cero tolerancia contra el hostigamiento?

La escritora ari Mari Narváez exige al gobernador que destituya a quienes hayan obstruido la justicia en torno a las alegaciones de hostigamiento sexual contra José Izquierdo.

viernes, 5 de enero de 2018

Madurez en Venezuela

La escritora Mari Mari Narváez escribe sobre logros de la Revolución Bolivariana en Venezuela.

💬Ver 0 comentarios