Tania Vázquez Rivera

Tribuna Invitada

Por Tania Vázquez Rivera
💬 0

Población cooperativa bajo el mar

Parecen rocas o plantas, pero se trata de animales. Son una colonia de pólipos, que son invertebrados pequeños con tentáculos que extraen calcio y carbonato del agua de mar para formar su esqueleto. Se trata de los corales, que se unen a muchos para formar una “cooperativa” o arrecife que puede llegar a albergar hasta millones en su población.

Al celebrarse la Semana de la Conservación de los Arrecifes de Coral es importante saber que existen especies de estos invertebrados que podrían tomarle hasta 100 años o más en crecer cerca de tres pies. El coral tiene una relación simbiótica con el alga zooxantela, en la cual el animal permite que el alga viva dentro de su tejido para que le produzca alimento y oxígeno a cambio de protección y nutrientes.

Un arrecife de coral es un ecosistema costero con una estructura que da relieve al fondo marino y que resulta de procesos de cementación (unión) de los esqueletos de corales calcáreos y otros organismos que depositan carbonato de calcio. Los arrecifes de coral forman una comunidad biológica compleja. Su biodiversidad supera la de los bosques tropicales lluviosos. Esta comunidad forma un ecosistema que incluye organismos coloniales pequeños como los pólipos, hasta organismos como tortugas marinas, langostas, erizos, un sinnúmero de peces, incluyendo tiburones y esponjas, entre otros; todos interactúan entre sí, manteniendo un balance.

Es importante destacar que los arrecifes de coral son hábitat para especies de animales y algas que, a su vez, son fuentes de alimento. Además, ayudan a amortiguar el impacto del oleaje durante eventos de marejadas altas, como los huracanes y son de alto valor turístico, pues son fuente de esparcimiento y recreación.

En Puerto Rico, tenemos varias especies amenazadas y protegidas por la Ley Federal de Especies en Peligro de Extinción. Entre ellos; el coral cuerno de alce (Acropora palmata(Acropora cervicornis); el coral pilar o de columna (Dendrogyra cylindrus); los Mycetophyllia o ridged cactus corals (Mycetophyllia ferox). También está el boulder star coral (Orbicella franksi)Orbicella faveolata)boulder star coral (Orbicella annularis). 

La Ley 147 de 1999 establece como política pública de Puerto Rico la conservación y protección de los arrecifes de coral. Hay muchas formas de protegerlos; por ejemplo: nunca debes extraer corales o especies asociadas a este ambiente como los erizos y las estrellas de mar. Además de acabar con la vida de la especie, se afecta el balance del ecosistema.

Otra recomendación es observa los corales con distancia. Evita tocarlos o pararte sobre ellos; Esto puede romper el coral o lastimar los pólipos. Al planificar paseos en bote, busca áreas con boyas de amarre antes de anclar. Si no hay boyas y la opción es anclar, siempre escoge áreas con fondo arenoso y evita las áreas de corales y yerbas marinas. El anclaje en estos ecosistemas deteriora la calidad del agua, crea cicatrices y destruye el hábitat de muchas especies. Es muy importante que cuando vayas a la playa, utilices protector solar sin oxibenceno.

Si ves a alguien impactando adversamente los arrecifes de coral, oriéntalo o repórtalo al Cuerpo de Vigilantes, llamando al 787-724-5700 las 24 horas al día. Si tienes oportunidad, tira fotos e identifica la ubicación del sitio impactado y compártelas con los vigilantes. Cuento contigo para proteger los arrecifes de coral.

Otras columnas de Tania Vázquez Rivera

martes, 29 de agosto de 2017

Población cooperativa bajo el mar

La titular del DRNA reflexiona sobre el valor de los arrecifes de coral al celebrarse la Semana de la Conservación de esos extraordinarios invertebrados

💬Ver 0 comentarios