Jaime Lluch

Tribuna Invitada

Por Jaime Lluch
💬 0

Pobre el índice de autoridad regional del ELA

¿Qué es el Estado Libre Asociado, el ELA?  Desgraciadamente, la respuesta usualmente se formula únicamente desde la perspectiva del derecho constitucional estadounidense. Esto puede ser en parte debido a que casi todos los políticos locales son abogados, pero obviamente desde la opinión de John Marshall en Marbury (1803), es el Tribunal Supremo de Estados Unidos el que tiene el poder final de pronunciarse sobre todos los asuntos constitucionales. Pero depender únicamente de los pronunciamientos de los nueve “Supremos” para entender qué es el ELA nos empobrece intelectualmente y presenta varias dificultades.  

Primero, el derecho constitucional adolece de un inquietante “nacionalismo metodológico” (Wimmer et al.).  

Segundo, debido a la estrechez en la formación profesional de los abogados que se convierten en jueces, el derecho constitucional es unidimensional y provinciano: no aprovecha todo lo que el amplio mundo del conocimiento político, social y económico tiene que decir sobre asuntos constitucionales. 

Tercero, es idiosincrático y maleable: todo depende de algo tan arbitrario como cuáles “Supremos” X se encuentran en el tribunal en el momento. Por ejemplo, antes estaba Scalia, debió de haber estado Merrick Garland, pero en vez ahora tenemos a Gorsuch.  

Cuarto, el derecho constitucional se presta a la ofuscación: es totalmente político, pero muchos jueces se inventan la gran ofuscación política de que sus opiniones responden sólo a consideraciones estrictamente “jurídicas.”  Como muestra, ver las declaraciones recientes de Neil Gorsuch en el Senado estadounidense.  

Quinto, el derecho constitucional se presta a estériles y caprichosos (y a veces, hasta risibles) debates hermenéuticos sobre el significado de una oración, frase, palabra o dónde ubica una coma o un punto en una opinión o estatuto, etc.

¿Entonces, cuál es el grado de autoridad que tiene un territorio como el ELA según el derecho constitucional estadounidense?  ¿Cómo compara con la autoridad de las unidades constituyentes de la federación? Para muchos, la opinión más reciente del Tribunal Supremo ya dejó claramente establecida la naturaleza territorial del ELA, pero para otros (una minoría, aunque todavía influyente en el Partido Popular Democrático) hay suficiente ambigüedad en Sánchez Valle como para seguir pensando en el ELA como una especie de pacto sui generis entre iguales y con mucho potencial para crecer.

Afortunadamente, existe una manera mucho más científica y más rigurosa de conceptualizar el ELA, si enriquecemos nuestra perspectiva con las aportaciones del federalismo comparado, la política comparada y el derecho constitucional comparado.  El trabajo empírico de Hooghe, Marks y Schakel (2010) sobre cómo medir la autoridad de las “regiones” en sistemas de gobernanza multinivel es el mejor que existe en el campo de la política comparada para cuantificar el poder que tienen las regiones.  Usando su sofisticada metodología podemos medir el poder de una región sub-estatal y compararla con otras regiones en otras partes del mundo. Este libro es comparativo y global: analiza 42 democracias, y el apéndice explicando su metodología se extiende a más de 150 páginas.  

Hooghe et al. empiezan por fijar su unidad de análisis.  Una “región” es un territorio con una frontera única, continuada, sin líneas entrecruzadas, y las regiones sub-estatales ocupan un espacio intermedio entre el nivel local y el nivel del estado central.  Un “gobierno regional” es el gobierno de una entidad territorial coherente situada entre el nivel local y el estado central, con capacidad para tomar decisiones autoritarias.  Usando esta unidad de análisis podemos comparar el poder de las regiones italianas, las provincias de Canadá, las comunidades autónomas de España, los estados de la India, el Estado Libre Asociado de Puerto Rico, los Länder de Alemania, etc. 

La autoridad de un gobierno regional tiene dos dimensiones: el auto-gobierno y el gobierno compartido. Hooghe et al. construyeron un índice que ellos llaman el “Regional Authority Index” (RAI).  Este índice está compuesto de cuatro criterios que miden el auto-gobierno (profundidad institucional, autonomía fiscal, representación y alcance de las políticas) y cuatro criterios que miden el gobierno compartido (elaboración de leyes, control ejecutivo, control fiscal y reforma constitucional).  Los autores también especifican criterios especiales para regiones autónomas especiales, tales como Südtirol, Córcega, Valle d’Aosta, las islas Aland (Finlandia) y Puerto Rico. 

El libro entero se dedica a desarrollar un índice RAI para cada región de los 42 estados examinados. He aquí algunos de los RAI para algunas de las regiones.  Mientras más alto el número del RAI, más poder (autoridad) tiene el gobierno de la región. He aplicado la metodología del libro, y el RAI del Estado Libre Asociado sería 11 (quizás menos pos-Junta de Control). 

¿Cómo compara con otras regiones del mundo?  Por ejemplo, la provincias de Canadá tienen un RAI de 20.  Uno de los territorios de Canadá (Yukon) tiene un RAI de 18. Los Länder de Alemania tienen un RAI de 21. Las islas Aland de Finlandia tienen un RAI de 21.  El Tirol del Sur dentro de Italia tiene un RAI de 18. Los estados de Australia y los de Estados Unidos ambos tienen un RAI de 19.5.  Escocia tiene un RAI de 19.5

Hemos medido los poderes del ELA de hoy día y, si lo comparamos a otras regiones del mundo, encontramos que es una región con un índice de autoridad intermedio-bajo, mucho menos que las unidades que componen federaciones e incluso menos que otras regiones especiales autónomas como las islas Aland,Escocia, Euskadi o Tirol del Sur.  

Otras columnas de Jaime Lluch

viernes, 3 de agosto de 2018

Legitimidad y legalidad

El catedrático Jaime Lluch declara que es importante conocer mejor la variación interna dentro del nacionalismo sub-estatal, qué causa tal variación, y cómo evolucionan a través del tiempo tales orientaciones políticas

viernes, 6 de julio de 2018

Acaparando sueños

El profesor Jaime Lluch plantea la dificultad de movilidad social en los EE.UU. debido a la existencia de una meritocracia hereditaria que beneficia con creces a la clase media alta estadounidense.

💬Ver 0 comentarios