María de Lourdes Lara

Tribuna Invitada

Por María de Lourdes Lara
💬 0

Podemos

¿Podemos pensar el mundo y nuestros gobiernos sin mesías o líderes carismáticos? Esa es la pregunta. Me refiero a la idea de construir un país y una democracia sin líderes o, mejor dicho, sin caudillos que seducen a las masas con discursos reformistas o de cambio social, pero vacíos de la sustancia más clara y transparente: el compromiso genuino de despojarse de su deseo de poder.

Iniciado el año electoral, se proponen nuevos políticos con viejas costumbres y tradicionales formas de gobernar; poniendo el bien de su partido o de sus ideologías como fórmula para garantizar la solución a las crisis creadas por estas anquilosadas fórmulas. No hay autocrítica al partidismo o a las propuestas y estilos de gobernar. Menos aún de los movimientos que les alientan. Esto, porque la fórmula única de todos es lograr el poder. ¿Cuál poder? Pues el poder de decidir por los otros, de imponer ideologías. En fin, de pensarse con la firme creencia de que son más que los demás; saben más que los demás; pueden más que los demás, pero no necesariamente con los demás.

Hace poco regresé de España, donde tuve la oportunidad de ver de cerca la evolución (algunos dicen, la involución) del partido Podemos. Conversé con algunos de sus líderes y también con sus críticos. Jóvenes, estudiantes, indignados, sindicatos, desempleados y seguidores del movimiento 15M, constituyen hoy un partido liderado por un nuevo líder: Pablo Iglesias.

El hoy partido, ganador de elecciones y abrazado por las masas populares, propició una práctica, un discurso y una propuesta democrática para lograr la equidad, el empleo, la salud y el desarrollo solidario de los españoles. Esta propuesta democrática, argumentan muchos, nació de las asambleas del 15M y en procesos deliberativos más amplios, sin necesidad de institucionalizarse, por el peligro que siempre corren de ser absorbidas por la corrupción y la ambición de poder.

El Movimiento 15-M, también llamado movimiento de los Indignados, fue un movimiento ciudadano formado a raíz de la manifestación del 15 de mayo de 2011 y convocada por diversos colectivos. Inició con 40 personas acampando en Puerta del Sol de Madrid. A ellos se sumaron miles, con la intención de promover una democracia más participativa alejada del bipartidismo imperante en España; buscando una "auténtica división de poderes" y otras medidas con la intención de mejorar el sistema democrático.

Hoy, ya instalados en el poder parlamentario, muchos de sus iniciales seguidores les cuestionan haber cambiado la fórmula horizontal nacida en el 15M, por una vertical, autoritaria y excluyente. Hoy, otros tantos veneran a un líder que se monta en la fórmula que criticó: la del partidismo.

No hace falta ser parte de un partido político para imitar su práctica, resumida en creerse que tienen una verdad agarrada por el mango; en pensar que están en lo correcto, que el resto de los humanos está equivocado.

Se plantean propuestas simples a problemas complejos y, sobre todo, van reduciendo los espacios para la deliberación, para excluir los que consideran diferentes y no dignos de sus cerrados principios. De momento piensan que la participación ciudadana es peligrosa. ¨Deliberar toma tiempo y abre espacios para los que piensan diferente y eso altera la propuesta del partido¨, dicen algunos.

La Democracia Deliberativa es una propuesta y una apuesta a la democracia participativa; en la que la ciudadanía va evaluando y decidiendo cada asunto público, con la certeza de que lo que hoy es verdad, lo que hoy soluciona, mañana podría hacernos daño. Sigamos de cerca estas críticas y evaluemos si nos aplican ¿Podemos?

Otras columnas de María de Lourdes Lara

viernes, 7 de septiembre de 2018

La última libertad humana

La sicóloga social comunitaria María de Lourdes Lara reflexiona sobre la importancia de conversar, con pausa y respeto, y de elegir por la humanidad en tiempos turbulentos de carencias y sometimientos.

lunes, 23 de julio de 2018

La violencia nuestra de cada día

La psicóloga María de Lourdes Lara indica que la violencia en Puerto Rico se puede erradicar con las medidas adecuadas

💬Ver 0 comentarios