Francisco García

Punto de vista

Por Francisco García
💬 0

Pongamos a producir las empresas de costura y textiles

Puerto Rico se enfrenta a un enemigo invisible y sin misericordia. A nuestras costas ha llegado el virus y la enfermedad de COVID-19. Una enfermedad que ha ocasionado estragos en los sistemas de salud de muchas naciones alrededor del mundo. Para reducir el impacto hemos tenido que recurrir a decisiones serias, por el bien de la población, para evitar la propagación del virus. 

El cierre de operaciones de muchas entidades incluye en Puerto Rico a empresas de manufactura de costura y textiles. Estas empresas han tenido que cerrar por un periodo de tiempo indefinido. En este sector de  costura y textiles se han afectado más de 7,000 mil empleados directos, impactando a sus familias y a la economía de la isla. Con la incertidumbre de cuánto tiempo puede durar la situación del virus hay que buscar alternativas para usar este tipo de recursos valiosos y proveer empleos importantes a nuestra gente. Especialmente en empleos en municipios de la isla que tanto se necesitan.

Simultáneamente el personal de manejo de emergencia y tratamiento médico que transporta y atiende a miles de pacientes tiene temor sobre una escasez de mascarillas, batas desechables, cortinas de separación de pacientes, ect. Estos materiales son necesarios para el cuido a pacientes y proteger a personal de salud, emergencia, médicos y laboratorios.

Puerto Rico debe usar sus recursos locales para resolver nuestras necesidades, al mismo tiempo que alivia el problema económico a miles de empleados que quedaron desempleados, sin menoscabar y atentar contra la salud de todos. Tenemos cerradas muchas empresas de textiles que manufacturan productos de alta calidad con capacidad de suplir productos para las necesidades de nuestros hospitales y ciudadanos. Esto sin dejar de atender la tranquilidad y seguridad de los empleados ante el COVID-19.  

No hay productividad y calidad si las personas que hacen los productos no se sienten seguros. La industria de dispositivos médicos, farmacéuticas y biotecnología han podido seguir operando al introducir métodos para velar por la protección de sus empleados. En otras industrias podemos emplear estas mismas técnicas para asegurar el cuidado de la salud de los empleados. Podemos mencionar: verificación de temperatura, distancias entre personal, sanitizar áreas, coordinación de horas de entrada y descanso y mantener distancia en almuerzos. Todas ellas para seguir operando en otras industrias. 

¡Por el bien de miles de empleados, de empresas, de personal médico y de pacientes, pongamos a producir estas empresas! ¡Contemos primero con nuestros recursos antes de buscar ayuda exterior! ¡Tenemos la capacidad y los recursos! ¡Podemos y debemos tomar acción ahora!


Otras columnas de Francisco García

💬Ver 0 comentarios