Pedro Ortiz

Tribuna Invitada

Por Pedro Ortiz
💬 0

Por los pobres y contra el pecado

"Los pobres no son un problema, sino un recurso al cual acudir para acoger y vivir la esencia del evangelio", dice el Papa Francisco.  

En ese marco deseo compartirles lo que la querida amiga Yanina Moreno nos contaba el otro día que en su recorrido en misión de socorro por las montañas de Jayuya, un pariente suyo le preguntó por qué si la idea era ir a ver a los pobres, las casas que encontraban eran de cemento. Yanina, maestra de profesión y vocación, le explicó que la condición de pobreza no es de los que viven en casas de madera, que se puede ser igualmente pobre en una casita de cemento y que, de todas formas, el huracán había lanzado comunidades completas a situación de miseria, de indefensión.

Para Yanina, comprometida desde hace años en la lucha por la defensa del ambiente, de todas las ignorancias sobre el tema de la pobreza la peor es la que termina ayudando a fomentarla porque no se escucha a la gente. Según su punto de vista, lo primero para ayudar a las comunidades es escucharlas y no llevar las soluciones antes de aprender cuáles son los problemas. Así, por ejemplo, la carbonera, el proyecto del súper tubo, la incineradora, empujan comunidades a la pobreza y hace falta que alguien escuche.

Otro amigo, el abogado Luis Russi, relató cómo, en Utuado, se encontró con personas que fueron hasta con cámaras de video para hacerse relaciones públicas a llevarle a una mujer mayor un generador eléctrico. Sin embargo, cuando él les preguntó qué se suponía que hiciera la mujer cuando se le acabara el combustible siendo pobre y viviendo en una comunidad aislada, no sabían qué contestar.

El licenciado Russi lleva muchos años defendiendo pobres en los tribunales como parte de la Sociedad para la Asistencia Legal y tiene mucho olfato para detectar las sorderas institucionales. Opina que eso de la igual protección de las leyes en la práctica es una forma de discriminar contra los pobres porque una ley que prohíba dormir debajo de los puentes podrá ser igual para todos de manera formal, pero mientras los ricos no tienen necesidad de hacerlo, en este país hay pobres que no tienen otro remedio.

Russi fue devastador. Presentó cifras de las Naciones Unidas que demuestran que mientras el uno por ciento de la población mundial tiene el 50 por ciento de todos los ingresos del globo, el 99 por ciento restante tiene que vivir con lo que sobra, si es que eso puede llamarse vida.

Los dos amigos compartieron sus vivencias en la "Jornada por los pobres y contra el pecado social que impone la pobreza a la mayoría del pueblo", que llevamos a cabo en la capilla de la comunidad Navarro como parte de la Primera Jornada Mundial sobre la pobreza convocada por el Papa Francisco.

Hay que escuchar a la gente, pero de verdad. No hacemos mucho escribiendo propuestas para darle dinero a proyectos que estudian y se van. Hacemos más compartiendo unos con otros las experiencias de vida y ayudándonos de verdad, en lo que unos y otros necesitamos. No hace falta gente comprando a otros con dinero disfrazado de caridad. 

Ya lo pedimos en el Padre Nuestro.  "Porque el Padre Nuestro es una oración que se dice en plural: el pan que se pide es "nuestro", y esto implica comunión, preocupación y responsabilidad común.  Es esta oración todos reconocemos la necesidad de superar cualquier forma de egoísmo para entrar en la alegría de la mutua aceptación", recalcó Francisco.  

¡Mejor compartir el pan nuestro de cada día!

Otras columnas de Pedro Ortiz

miércoles, 6 de diciembre de 2017

Por los pobres y contra el pecado

El sacerdote Pedro Ortiz reflexiona sobre la importancia de leer bien el paso del huracán para responder a lo que necesitan los ciudadanos afectados por el ciclón ante la pobreza recrudecida.

💬Ver 0 comentarios