Jorge Schmidt Nieto

Tribuna Invitada

Por Jorge Schmidt Nieto
💬 0

¿Por qué Francia?

Francia se sumergió en la guerra antiterrorista y está pagando el costo humano en su propio territorio. Por eso ha recibido la furia del Estado Islámico (EI), ISIS o Daesh, que justificó su acto de guerra del 13N como una venganza por los bombardeos de aviones franceses sobre territorio sirio e iraquí.

Están llevándole la guerra a su casa. Hasta el presidente sirio Assad se atrevió a opinar que ahora Francia sabría lo que se vivía en su país a diario. Los atentados comenzaron en enero con la masacre de Charlie Hebdo y han continuado todo el año. En verano, un fundamentalista islámico decapitó a un hombre y provocó una explosión en Lyon, la tercera mayor ciudad de Francia. En ese momento el Ministro del Interior declaraba que su gobierno desbarataba atentados a diario.

Por otro lado, el presidente francés no bromea cuando se trata de usar la fuerza en el mundo islámico. Hoy día mantiene 12 mil soldados en 13 países de África, desde el Atlántico hasta el Mar Rojo. En todos esos países las fuerzas armadas francesas combaten contra grupos armados yihadistas. Además, sus buques militares utilizan media docena de puertos como bases navales alrededor del continente africano y en la península arábiga.

Francia también participó activamente en los bombardeos a Libia que derrocaron a Gadafi. Actualmente mantiene una flota naval en el Golfo Pérsico. Y claro, la aún reciente experiencia imperialista francesa en el Norte de África, Siria y El Líbano ha facilitado la migración de musulmanes francófonos. Varios de los asesinos del pasado viernes eran franceses de origen argelino y sirio. El reto migratorio es serio pues casi 2,000 franceses han viajado a territorio del EI y unos 300 han regresado en plan de combatientes en suelo enemigo.

El elemento del racismo francés contra la población árabe y musulmana, especialmente en París, agrava el problema y provoca que algunas personas confundan su legítima frustración por el discrimen con el sadismo que disfraza su maldad tras supuestas ideologías religiosas. Existen sobre 5 millones de musulmanes en Francia, concentrados en los suburbios de las grandes ciudades, donde a veces alcanzan el 33% de la población. Dos de cada tres presos son musulmanes. Esas poblaciones llevan varias décadas sufriendo la marginación racial y religiosa en una Francia donde el nacionalismo xenofóbico ha llegado a segunda ronda en ballotage. El EI ha conseguido atraer a jóvenes pobres criados en ambientes de violencia y pobreza, ofreciéndoles $400 mensuales y un objetivo de vida, por más perverso que parezca.

El gobierno francés no puede dar marcha atrás en su parte de la lucha mundial contra la violencia disfrazada de religión. Pero la lucha apenas comienza y ya el EI anunció por Tweeter que planea atentados en Londres, Roma y Washington. La guerra durará mientras exista el EI y las razones que lo crearon. Pero ese es tema para otro artículo.

Otras columnas de Jorge Schmidt Nieto

lunes, 5 de noviembre de 2018

Contienda real: Trump Sí o No

El profesor Jorge Schmidt Nieto analiza las probabilidades que tienen demócratas y republicanos en las elecciones de medio término programadas para el 6 de noviembre de 2018

💬Ver 0 comentarios