Raúl A. Pérez Rivera

Punto de vista

Por Raúl A. Pérez Rivera
💬 0

¿Por qué los huracanes se han vuelto tan fuertes?


El huracán María, entro al área del Caribe como uno tipo 2, con vientos sostenidos de 110 millas por hora, pero en 48 horas se convirtió en uno categoría 5, con vientos de más de 157 mph. Dorian se comportó algo similar y en poco tiempo, de una tormenta con vientos de poco más de 50 mph, al llegar al área de Puerto Rico, se había convertido en un huracán categoría 1, con vientos sostenidos de más de 75 mph. 

Sin embargo, la preocupación principal que escuchamos por radio y televisón era la cantidad de lluvia que iba a traer y se pensó que en algunos lugares podrían caer hasta 10 pulgadas. Esto nos trae a una pregunta ineludible. ¿Por qué estos fenómenos se están haciendo más fuertes y están cargando con tanta agua? 

Los huracanes comienzan a formarse cuando las temperaturas en los océanos alcanzan los 80 grados Fahrenheit. Esto puede comenzar tan temprano como junio, y es la razón por la cual la temporada ciclónica comienza dicho mes. Esto quiere decir que la fuente principal de energía de estos fenómenos atmosféricos son las altas temperaturas que propician aguas cálidas.

Actualmente, el cambio climático, el cual aún algunas personas ignoran, está causando temperaturas más altas en el planeta. El año pasado se consideró el más caliente para los océanos de nuestro planeta y en gran medida fue responsable de la intensidad que consiguieron huracanes como María e Irma, este último con vientos sostenidos de más de 200 mph. 

Por otro lado, el movimiento de estos fenómenos o su desplazamiento se ha hecho más lento. Esto permite que el fenómeno intensifique sus vientos y tome más humedad de sus alrededores, lo que a su vez propicia lluvias de grandes proporciones. A modo de ejemplo, si el movimiento de un huracán se reduce en un 10% este puede provocar lluvias del doble de lo anticipado y producir grandes inundaciones

El mejor ejemplo hasta ahora ha sido el huracán Harvey, que una vez entró a tierra en Texas, en poco tiempo se convirtió en tormenta tropical, pero apenas se movía, lo que provocó lluvias torrenciales e inundaciones históricas para el área de Houston. 

Como las aguas oceánicas están más cálidas, esto trae como resultado olas más altas y fuertes y como efecto de los vientos de un huracán tremendas marejadas ciclónicas, lo que en algunos casos permite aumentar los niveles de agua hasta varios pies por minuto; lo que vimos en áreas de Humacao, con María. Pero tal vez el peor caso en tiempos recientes fue la enorme marejada que propició el huracán Sandy (categoría 1) en New York en el 2012, que produjo más de 50 muertes.  

Este año apenas estamos comenzando con la temporada de huracanes y ya la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés) revisó su pronóstico de más temprano en el año para indicar que hay un 45% de probabilidades de que esta temporada de huracanes sea más activa. Esto se traduce a unas 4 o 5 huracanes adicionales y de dos a cuatro de intensidad igual o mayor a tres (vientos sostenidos de más de 110 mph). 

Así, que por el hecho de que Dorian, ni siquiera nos trajo fuertes lluvias y que no se acogió a la mayoría de los pronósticos, no debemos bajar la guardia. Llegó septiembre, el mes pico para este tipo de disturbio atmosférico. Mi recomendación es que se preparen para lo peor, aunque tengamos la dicha de que en lo que queda de año ningún huracán nos toque.  


Otras columnas de Raúl A. Pérez Rivera

sábado, 5 de octubre de 2019

Por qué ningún boricua ha ganado el Premio Nobel

Hasta que la investigación no se convierta en una prioridad, la probabilidad de que algún puertorriqueño, trabajando en nuestra Isla, se gane un Nobel seguirá siendo muy baja, plantea Raúl Pérez Rivera

💬Ver 0 comentarios