José A. Hernández Mayoral

Tribuna Invitada

Por José A. Hernández Mayoral
💬 0

¿Por qué Puerto Rico no?

Todos nos hemos preguntado en ocasiones por qué en algunos lugares se dan cosas que aquí no ocurren. Muchas veces es por culpa nuestra. Lo peor es cuando lo impedimos a propósito. Lo más trágico es cuando sabemos lo que hay que hacer y no lo hacemos. Aquí quizá va uno de esos ejemplos.

¿Cómo es que los estados con población similar a la de Puerto Rico tienen en promedio 20 cervecerías, pero aquí sólo hay una grande, otra muy pequeña y un puñado de operaciones más bien caseras que sólo conocemos los entusiastas?

Esa proliferación de microcervecerías contribuye a la economía de sus estados de distintas maneras, algunas insospechadas. Como son operaciones artesanales crean muchos más empleos por galón de producción que las grandes que gozan de economías de escala y mecanización.

Sorpresivamente, en muchos estados ha surgido un segmento turístico nuevo con las rutas de la cerveza. “Beer trails” le llaman. Aquí no hay nada de eso. ¿Por qué? ¿Por qué en Coamo o Patillas no han montado cervecerías para darnos una razón para pasar por allí?

La respuesta es simple: el Gobierno federal y todos los estados han aprobado las leyes que son necesarias para que se dé ese fenómeno. Aquí no.

Los datos son dramáticos. El primero en actuar fue el Gobierno federal en 1978. Entonces, había solamente 45 cervecerías en todo Estados Unidos. La prohibición había matado a las pequeñas. Luego de la legislación federal, los estados fueron paulatinamente aprobando las suyas. No es de sorprender que los lugares más liberales para esas cosas se movieron primero, pero ya los más retrógrados -Alabama y Mississippi- las han aprobado también. El resultado ha sido que hay más de dos mil setecientas cervecerías a través de Estados Unidos.

Son leyes muy simples. Permiten una producción para consumo personal, el “home brewing”, libre de arbitrios hasta 200 galones anuales y promueven la producción comercial artesanal con una escala de arbitrios muy baja que en los estados de similar población a la nuestra no pasa de 65 centavos, combinando el nivel federal y el estatal, para producciones de menos de 900,000 galones anuales.

La razón para permitir el “home brewing” es porque así es que aprende la mayoría de los que montan cervecerías “micro”: experimentando con recetas en sus casas. Y la razón para una escala de arbitrios baja es que estas operaciones artesanales no son viables con los arbitrios corrientes, según lo ha concluido el Gobierno federal y todos los estados.

Por lo que he podido observar, en Puerto Rico hay ya cientos de “home brewers” y decenas de personas que exploran establecer microcervecerías. Es un movimiento mayormente de jóvenes con creatividad y ánimo empresarial. Los he conocido de Coamo, Aguada, Manatí, para dar una idea de lo disperso del fenómeno. Son puertorriqueños que hacen cervezas tan buenas como las mejores.

Hace unos años, el Old Harbor Brewery de San Juan llegó segundo en el World Beer Cup con una de estilo alemán “weizen doppelbock”. Venció toda competencia americana y sólo fue superado por una cervecería alemana de 400 años, no faltaba más.

Unos pocos están montando estas microcervecerías, pero sin las leyes apropiadas, los números no le dan. Lo hacen por ímpetu y para sobrevivir las tendrán que operar a pulmón y generando menos empleos de los que podrían y deberían tener. No creo que sean sostenibles si no se adoptan leyes similares a la de los 50 estados.

Si esto es tan simple, ¿por qué no se ha hecho? Seguramente todos quisiéramos generar esos empleos y ese turismo, además de ver cuántas cervezas de clase mundial nos salen.

La buena noticia es que quizá finalmente suceda. Hay una medida del senador Nadal Power, ya aprobada en el Senado con voto unánime del PPD y PNP, no del PIP, que aunque provee para menos galones y arbitrios más altos que sus comparables en los estados, representan un enorme avance.

Veremos qué pasa en los días restantes de sesión. Depende ahora de la Cámara de Representantes.

Otras columnas de José A. Hernández Mayoral

miércoles, 22 de agosto de 2018

No están a la altura del PPD

El licenciado José Alfredo Hernández Mayoral destaca que el pueblo sabe lo que es el PPD, contrario a algunos de sus líderes

💬Ver 0 comentarios