Ariel Orama López

Buscapié

Por Ariel Orama López
💬 0

Por siempre, Barasorda

Instrumentos de espíritus africanos sirven de compañía al Maestro de Maestros, honores y laureles eternos. Hace apenas una semana, nuestro aclamado y digno sucesor de Jon Vickers impregnaba con su voz indeleble cada célula de nuestro proyecto cinematográfico ONE. A distancia se escuchaban sus reclamos a María: su voz imponente, cátedra de la “praxis” y legado inconmensurable de nuestra patria, enfrentaba cara a cara a Juracán, junto a su aprendiz, -mi sobrina y su protégé-, Vianca Alejandra. Era difícil concebir que este sería su último legado a su patria, con un compromiso de seguir aportando a nuestra sangre joven, sus pupilos, sus protegidos: siempre y cuando “el tiempo y la salud me lo permitan”, lo escucho aún en voz susurrada. 

Cronos, una vez más, cronos. Estoy seguro que el sonido del tiempo que trasciende tendrá nuevos matices -contracantos que acompañan a las voces de los ángeles, que emergen con su voz de oro, armonías dirigidas, “marcato”, “dolce”, “fortissimo”, ¡majestuoso!- en el melódico y ansiado firmamento.

El Maestro Antonio Barasorda que yo contemplaba -desde la proximidad anónima de quienes observan sigilosos-, transpiraba humildad y encanto resplandeciente, de ese que susurra. Su presencia-marfil era evidente: fuese en tierras foráneas, entre sus amados discentes o en un concierto navideño pos María preparado con ese amor de los que han enfrentado grandes batallas.

No hay aprendiz de canto que pueda negar su valor como profesor y Maestro de Maestros, que nadie se atreva a dudar de su grandeza: su estímulo y experiencia -esa que trasciende la teoría y a aquellos que se salvaguardan únicamente bajo dicho aprendizaje- fueron trascendentales en grandes voces que hoy resplandecen cual salto cuántico en España, en Nueva York y otros escenarios mundiales que ya tienen su nombre fijado por la eternidad. La gratitud de quienes reconocen su poder y don para el arte, para el magisterio, para la verdadera enseñanza -esa que se no se obtiene en diplomas, sumada a una esencia y un don que la traspasa- debe quedar inmortalizada en manifiestos, en operetas: en leyendas, en composiciones y odas para el “Grande de la Isla”, en cantatas.  

Dios nos ha prestado un ángel: Que su luz siga siendo vibración y sustancia para aquellos que emularán sus hazañas. ¡Bravissimo, Maestro!

Siempre serás nuestra Voz, nuestra Patria.

Otras columnas de Ariel Orama López

jueves, 16 de agosto de 2018

Violencia familiar

Ariel Orama cuestiona ¿cuánta televisión o cine necesitamos para entender que el maltrato sigue siendo el plato preferido de las familias, a veces, hasta de forma matizada y con pop corn en mano?

💬Ver 0 comentarios