Madeline Román

Tribuna Invitada

Por Madeline Román
💬 0

Por una Universidad robusta

El siguiente texto es sometido por un grupo de profesores del Departamento de Sociología y Antropología y otros colegas de otros departamentos de la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras y otros recintos. 

En días recientes la Universidad de Puerto Rico (UPR) ha estado al centro de todo tipo de controversias en los medios de comunicación del País y en las redes sociales. Estas controversias han girado alrededor de los siguientes puntos: la situación fiscal de la institución, el requerimiento emitido por la Junta de Supervisión Fiscal de un recorte de 300 millones de dólares de su presupuesto operacional y la visión que diversos sectores del País hacen del quehacer de la Universidad, de sus profesores y de la institución en sí misma.

Los profesores y profesoras del Departamento de Sociología y Antropología, Geografía, el Centro de Investigaciones Sociales y otros colegas de la Facultad de Ciencias Sociales, del Recinto de Río Piedras y de otros Recintos del sistema entendemos que es nuestra responsabilidad responder públicamente a este cuadro de asuntos. Es importante responderles a todos los sectores de la sociedad que, viéndose afectados directamente por las políticas de recortes propuestos (bien sea por la Junta de Supervisión Fiscal o por la presente administración de gobierno), se pregunten legítimamente cómo los profesores universitarios nos posicionamos frente a este cuadro de recortes. Nuestro argumento principal es que estos recortes se efectúen en los ámbitos administrativos y organizacional, sin perjudicar la enseñanza, investigación y servicio a la sociedad.

1.Con independencia de las diferentes lecturas que se han producido en torno al estado de situación por el que atraviesa el País, nosotros estamos en la disposición de ponderar y de llevar a cabo las reestructuraciones y los recortes que sean necesarios. Reconocemos que estamos en una situación que demanda el que todos tengamos que hacer ajustes. Sin embargo, debemos aclarar que nuestra disposición a conceder ante estos recortes se produce reconociendo que los estos no son producto de haber incumplido con nuestra responsabilidad como profesores/as. Las situaciones por las que atraviesa la Universidad son el resultado de la mala administración y del problema de la deuda y no es una crisis de conocimientos.

2.Aun así, entendemos que la Universidad, en tanto centro productor de conocimiento, tiene que reestructurarse de manera efectiva dejando atrás prácticas administrativas deficientes y políticas que obstaculizan la buena operación de un sistema educativo complejo. Estas estructuras y prácticas no nos permiten mayor participación en la toma de decisiones y a la misma vez no nos informan del contenido de los recortes propuestos por parte de la alta administración universitaria, Estos recortes tendrían que efectuarse sin perjudicar la formación de las nuevas generaciones.

3.Hacemos constar que la UPR lleva ya varios años haciendo ajustes presupuestarios de todo tipo (más de 100 millones anuales en recortes en los últimos tres años).  Ha sido un esfuerzo enorme por no atentar contra la labor más importante del principal centro docente del País que es la producción y divulgación del conocimiento acorde con el estado presente de la ciencia. Esto se evidencia en la labor creativa, investigativa y en publicación de librosy artículos. Contrario a lo que algunos sectores quieren hacer creer, la universidad cuenta con un cuerpo de profesores altamente calificados y comprometidos con la producción de conocimientos con los que  puedan  atenderse  los  graves  y  urgentes  problemas  que enfrenta el país. Los trabajos que se conducen en la UPR comprenden las áreas de enseñanza, investigación, creación y un servicio a la comunidad académicamente informado. Nuestro cuerpo de docentes labora intensa y arduamente en proyectos extramuros de todo tipo. Todo esto ha sido posible por el carácter público de la Universidad.

4.El legado de más de un siglo de la Universidad de Puerto Rico al País y a nuestra sociedad es incuestionable. La UPR ha contribuido al desarrollo de todos los programas académicos del País, ha formado a los profesionales que se quedan en Puerto Rico y sirven a Puerto Rico, ha desarrollado y mantenido programas competitivos a la altura de las mejores universidades del hemisferio y ha provisto servicio a las poblaciones menos favorecidas económicamente: servicios de salud, clínicas legales de libre acceso a las comunidades, apoyo técnico y de preservación de áreas costeras, preservación del patrimonio cultural del País, entre otros

5.Reconocemos la necesidad de hacer recortes, pero llamamos la atención también al hecho de que para mantener a la UPR como un centro docente competitivo en el plano global es necesario incurrir en gastos e inversiones ineludibles en aras de garantizar un desarrollo institucional a la altura de esta aspiración. Esto implica que la racional económica no puede ser la que impere de manera absoluta en una institución cuya singularidad es la producción de conocimiento. Bajo esta lógica, nos preguntamos: ¿De dónde salió y cómo se justifica la cifra de los 300 millones de dólares? ¿Cómo la implantación de ajustes de esa magnitud afectará de forma duradera la misión universitaria   y   su   capacidad   de   posicionamiento   internacional?   Por   ejemplo, la eliminación de profesores por contrato. Estos quienes brindan un servicio vital al encargarse de un  porciento  considerable  de  los  ofrecimientos  curriculares  de  la institución, tendría el efecto inmediato de sobrecargar a los profesores de plantilla y esto, a su vez tendría efectos negativos:  supondría menos tiempo para las investigaciones (por ende, la acreditación de la Universidad y la habilidad de atraer a nuevos profesores y nuevos fondos se afectaría severamente), y afectaría la calidad de la enseñanza. Hacemos constar también que la oferta académica en los distintos Recintos ya se ha reducido drásticamente y los/as estudiantes muchas veces no pueden conseguir los cursos que necesitan (lo cual agrava la situación del tiempo que se toman para poder graduarse). Lo que deseamos poner en foco es que se rumora que muchos de los recortes propuestos se centran en la labor de la docencia, currículo, academia en general, pudiendo centrarse en reestructuraciones de carácter administrativo u organizacional. Por otro lado, no debe haber ningún política de recortes que implique solo a la universidad pública. Habría que mirar y analizar lo que implica las universidades privadas para el erario estatal ya que gozan de una política de exenciones contributivas dado su estatuto de empresas sin fines de lucro. ¿Cuál es el sacrificio que éstas harán bajo este estado de emergencia?

Estamos convencidos que ningún cambio cualitativo en sociedad es posible sin la producción de conocimientos que viabilicen la formación de profesionales que puedan encarar de maneras atinadas y ponderadas las complejidades del mundo contemporáneo. Nuestra institución tiene los índices más altos de retención y graduación de entre todas las universidades del País. El lugar que ocupa la producción de conocimiento en el desarrollo de una sociedad es indiscutible e insustituible. Nos urge una Universidad robusta que  pueda  reproducirse  desde  sus  propias operaciones  al  margen  del  drama político partidista de este país. Favorecemos mantener una Universidad abierta que nos permita potenciar un pensar y un hacer continuo de cara a los desafíos que enfrenta el país.

Lista de firmantes de la carta

I.Dpto de Sociología y Antropología

Dr.Juan José Baldrich

Dr.Edwin Crespo

Dra.Viviana De Jesús.  

Dra.Evelyn Dean 

Dr.Jorge L. Giovannetti

Dra.Luisa Hernández

Dra.Diana López

Dr.José Luis Méndez

Dra.Miriam Muñíz varela

Dra.Madeline Román

Dr.Jesús Tapia Santamaría

Dr.Lanny Thompson

Dr. Arturo Torrecilla

Dr. Jaime Pérez

II. Dpto. Geografía

Dr. Ángel David Cruz Báez

Dr. Carlos Jorge Guilbe López

Dr. Francisco Watlington Linares

Dra. María del Carmen Zorrilla Lassus

Dr. Almicar Vélez 

III. Centro de Investigacions Sociales

Dra. Maribel Aponte 

Dra. Laura L. Ortiz 

Dr. Emilio Pantojas 

Dr. Ángel G. Quintero 

Dra. Marinilda Rivera 

Dra. Jenniffer Santos 

IV. Dpto. de Psicología

Dra.Amaryllis R. Muñoz Colón

Dra.Dolores Miranda Gierbolini

Dra.Ruth Nina

Dra.Laura Galarza

Dra.María de los Angeles Gómez

Dra.Sylvia Martínez

Dra.Elixmahir Dávila Marrero

Dra.Edna Nazario

Dra.Vivian Otero

Dra.Otomie Vale

Dra.Milagros Méndez

Dra. Blanca Ortíz

V. Dpto. Ciencias Políticas

Dr.Alex Betancourt

Dr.Luis Cámara

Dr.Jaime Lluch

Dra. Mayra Velez Serrano 

VI Departamento de Bienestar Social

Dr. Rubén Estremera

VI. Facultad de Estudios Generales-Sociales

Dra.Carmen Luisa González

Dra.María Isabel Quiñones

Dra.Marlene Duprey

VI. Facultad de Derecho

Dra.Erika Fontánez

Dra.Chloe S. Georas

VII. Dpto. Historia

Dra.Mayra Rosario Urrutia

Dr. Carlos Pabón

VIII.Dpto.Estudios Hispánicos

Dra.Yolanda Izquierdo

IX. Escuela de Comunicación

Dr.Luis Fernando Coss

X.Ciencias Sociales UPR-Bayamón

Dra.Elizabeth Crespo Kebler

Dra. Ana Salicrup Miranda

XI. Ciencias Sociales UPR-Humacao

Dr. Félix López Román

Otras columnas de Madeline Román

💬Ver 0 comentarios