Rosa Mercado

Buscapié

Por Rosa Mercado
💬 0

Positivismo infantil tras el ciclón

   Aun siguen sin luz. Subempleados. Batallando todos los días. Solos. Porque el discurso nacional de la nueva normalidad, ha prendido en todas las mentes. Y aquella solidaridad de los primeros días, hoy, nueve meses después, se ha convertido en indiferencia.

Para ellos todos los días son un eterno 21 de septiembre de 2017, o peor. Porque aquella vez ninguno teníamos luz, ni agua, ni celular, ni noticias de nuestros seres queridos, ni siquiera una idea real de la magnitud de la tragedia. Y eso nos hacía sentir como propio el padecer de los demás y participar en la gestión de retomar la vida, desde una perspectiva distinta. Nos reconocimos vulnerables y nos ayudamos.

Para una parte de la población, muchos meses después del huracán María, volvió la luz, el agua, la rutina de la vida. Para otra, cuyo número siempre será minimizado en las estadísticas del gobierno, la vida, como la conocían, dejó de existir.

Rigen sus horarios por la luz del sol, como los taínos. Y su alimentación es la receta perfecta para la hipertensión y el colesterol elevado. Nada de ensaladas, ni pescado, ni alguna cosa que necesite refrigeración. Si quieren carne y se la pueden permitir, que es otro tema, tienen que comprarla el mismo día en que van a consumirla. No hay de otra. No pueden lavar su ropa en sus casas, ni ver la televisión, ni escuchar radio. Viven con temor, como en aquellos días en que el miedo era el dueño y señor de nuestras noches, cuando se robaban las plantas eléctricas por relajar.

Solo que ahora nadie les presta atención. Ellos y su dolor existencial son invisibles. Innombrables. Ya ninguna caridad se les hace. Nadie lleva lavadoras al barrio Sínsoras de cualquier municipio de Puerto Rico, aunque esa gente siga dependiendo de la caridad ajena para lavar los cuatro trapos que les dejó el huracán. Se acabó la caridad promocional. La sustituyó un positivismo infantil, que duele.

Otras columnas de Rosa Mercado

miércoles, 5 de septiembre de 2018

El árbol de papayas

Rosa Mercado comenta la historia del árbol de papaya que creció en un hueco de una vía de rodaje y frutos dio.

jueves, 30 de agosto de 2018

Gárgolas

La abogada Rosa Mercado comenta en torno a las inquietudes de una comunidad en Barceloneta donde algunos alegan que acecha "una gárgola"

miércoles, 1 de agosto de 2018

Cincuenta y tantos

La abogada Rosa Mercado reflexiona desde la perspectiva de los cincuenta y tantos años

miércoles, 4 de julio de 2018

Los ojos de un niño

La licenciada Rosa Mercado reflexiona sobre la tragedia ocurrida en su pueblo de Florida, donde un hombre ultimó a su esposa en presencia de su pequeño hijo

💬Ver 0 comentarios