Ramon L. Nieves

Tribuna Invitada

Por Ramon L. Nieves
💬 0

PPD: Refundarse o Desaparecer

El 22 de julio de 2018, el Partido Popular Democrático (PPD) celebró 80 años de su fundación.  Durante décadas, la colectividad fue responsable de liderar la transformación social y económica mas importante en la historia del pueblo puertorriqueño. 

La clave de esa transformación social y económica que lideró el PPD desde 1940, fue su postura de darle prioridad a una agenda de transformación de instituciones, desarrollo económico y avance social. Para lograrlo, el PPD tomó la decisión dolorosa de dejar a un lado la prioridad que hasta entonces los partidos le daban a defender un ideal de cambio de estatus político para la isla.

Desde la fundación del Estado Libre Asociado (ELA) en 1952, el PPD se fue convirtiendo en otro partido de estatus. Su defensa del ELA (como está o desarrollado), define su discurso político.

La aprobación por el gobierno de Estados Unidos de la ley PROMESA, las acciones de la Junta de Supervisión Fiscal, y decisiones del Tribunal Supremo federal, acabaron el concepto ideológico del ELA que el PPD le comunicó al pueblo por décadas. Agotado el discurso sobre el ELA, y sin agenda social y económica, el PPD es hoy una entidad que agrupa a aspirantes a cargos públicos, sin propósitos comunes que los unan.

Nuestro pueblo necesita escuchar alternativas concretas para transformar a Puerto Rico, desarrollar nuestra economía, y allanar el camino para que desaparezca la Junta de Supervisión Fiscal. Aquí algunas ideas de cómo hacerlo:

1- Definir una agenda de transformación del gobierno, la economía y la sociedad, realista, poderosa, innovadora, y que trascienda elecciones;

2- Abandonar la defensa del ELA “cómo está”, que dejó de existir, y abrirles las puertas del partido a personas de todas las ideologías que crean en una agenda común para  transformar a Puerto Rico;

3- Proponer un mecanismo realista para que los puertorriqueños podamos ejercer nuestro derecho a la autodeterminación, sin tomar postura institucional sobre las alternativas. Yo creo en la libre asociación, pero puedo trabajar mano a mano dentro del PPD con un estadista o independentista para que superemos la pobreza y la desigualdad;

4- Los candidatos a la gobernación deben internalizar que aspiran desde un partido. El PPD no puede permitir la pretensión de aspirar como “candidatos independientes” apoyados por sus “movimientos” o “alianzas” unipersonales. Sin mayoría legislativa, y sin alcaldes, no se llevará a cabo con éxito la agenda de gobierno;

5- La historia y logros pasados del PPD no pueden encadenar el presente y futuro del partido y del país. No se gobierna hacia el frente mirando hacia atrás.

Apuesto a la refundación del PPD, pero no le temo a los reclamos y necesidades del pueblo. El partido de mayor longevidad en nuestra joven historia política debe refundarse, o desaparecer.


Otras columnas de Ramon L. Nieves

💬Ver 0 comentarios