Ismael Torres

Tribuna Invitada

Por Ismael Torres
💬 0

Preocupante el manejo gubernamental de la crisis post María

El gobernador Ricardo Rosselló informó esta semana algo que todos sospechábamos: que el número de personas muertas a causa del paso del huracán María era muchísimo mayor que los 64 casos se empeñó en repetir el secretario de Seguridad Pública, Héctor Pesquera.

A dos semanas del paso del huracán –sin servicio de energía eléctrica, sin comunicaciones y las vías de transporte obstruidas- los médicos advertían desde  los cuatro puntos cardinales de la isla que sus pacientes estaban muriendo en sus casas, los hospitales y las casas para envejecientes, que no se prepararon para el paso del huracán.

Mientras los médicos y otros profesionales de la salud advertían esa situación, el Departamento de Salud y su secretario, Rafael Rodríguez, lucían desorganizados, tratando de tomar el pulso para poder atender la crisis de salud pública que apuntaba a lo peor.

Gracias a los médicos convocados desde el mismo día del paso del huracán por el Colegio de Médicos y Cirujanos y su presidente, Víctor Ramos, se evitaron epidemias en las comunidades que permanecían inundadas y sin ningún tipo de atención médica directa, sin servicios básicos de agua potable y energía eléctrica, ni comunicaciones.

A través de la potente labor de la radio en esos días, los médicos y otro personal de salud orientaron a las comunidades sobre las medidas de salubridad que tenían que tomar para evitar brotes, principalmente entre niños y la población de edad avanzada. Otros médicos se movilizaron a las comunidades, y dieron asistencia gratuita y medicamentos a la gente.

Siempre se le advirtió al gobernador Rosselló que la información sobre el estado de la población que se estaba ofreciendo desde el Centro de Operaciones de Emergencia (COE) no correspondía con la que brindaban los alcaldes y los líderes de las comunidades que se comunicaban con los programas radiales que sirvieron de referentes de orientación antes, durante y después del paso del ciclón.

Para muchos periodistas que participamos en esas transmisiones de radio y televisión fue frustrante el papel que desempeñaron muchos funcionaros públicos que, más que información, lo que hacían era propaganda para dar la impresión de que el gobierno estaba en control de la crisis creada por el huracán.

La diferencia en el número de muertes a causa del paso del huracán María, de 64 que decía el gobierno, a 2,975 que informa un estudio realizado por la Universidad de George Washington, nos da una muestra de la eficiencia con que el equipo del gobernador Rosselló manejó la crisis.

A pocos días de cumplirse un año del paso del huracán, hay cientos de semáforos sin funcionar, y las condiciones físicas de muchas carreteras dan miedo, sin contar las otras sorpresas que nos deben comenzar a llegar en las próximas semanas relacionadas con los fondos federales que se han de asignar para la reconstrucción del país.

Muchas de las personas entendidas con el tema de los fondos federales asignados para la recuperación de Puerto Rico aseguran que llegarán. Lo que no saben es cuándo ni cómo, ni quién los ha de administrar. Pues aún hay mucha suspicacia sobre la capacidad del gobierno de Puerto Rico para manejarlos.

Otras columnas de Ismael Torres

miércoles, 14 de noviembre de 2018

Gracias, Don Aníbal

Ismael Torres destaca parte del legado de Aníbal González Irizarry como tributo póstumo al apreciado presentador de noticias de la televisión boricua

💬Ver 0 comentarios