Orlando Parga

Punto de vista

Por Orlando Parga
💬 0

Primarias PNP: la guerra de las galaxias

Como si fuera poco el embate de los huracanes, los terremotos y la preocupación de mirar al cielo esperando el bombardeo de meteoritos y cohetería rusa estrellándose sobre nosotros; añádasele lo que nos encima la campaña de primarias por la gobernación entre aspirantes de los partidos principales Progresista y Popular. Esto último, lo más preocupante… tiene consecuencias a largo plazo.

El año pasado los dolores de parto se manifestaron primero en el Partido Popular no acostumbrado a dirimir sus principales candidaturas por la vía electoral de sus afiliados, pero el ejercicio de la política es virtual caja de sorpresas.  El partido Progresista, acostumbrado a celebrar primarias desde la gobernación al “pueblo del niño”, contemplaba plácidamente el 2020 con candidatura de reelección asegurada para Ricardo Rosselló… hasta que el “verano del 2019” implosionó aquel paradigma. En cuestión de días la crisis constitucional elevó a la secretaria de Justicia Wanda Vázquez como gobernadora accidental; en cuestión de meses la gobernadora accidental decidió retar la candidatura de Pedro Pierluisi y convertirse en gobernadora en propiedad. Y los huracanes, terremotos, meteoritos y fragmentos espaciales pasaron a segundo plano… la guerra ha comenzado.

La realidad conocida es que la gobernadora Vázquez lleva seis meses haciendo maravillas con un gabinete nombrado por su renunciante antecesor; su única designación de importancia a la secretaría de la Gobernación malinterpretó el protagonismo, se hizo inoficiosa y hoy anda con Pierluisi solicitándole a su exjefa que se retire a favor de su nuevo jefe. No se puede andar con Dios y con el diablo al mismo tiempo. Existe un precedente histórico que lo explica con elocuente simpleza: Doy por recibida y aceptada su renuncia, escribió el gobernador Muñoz Marín a su secretario de Justicia Géigel Polanco.  Es ilógico que un gobernador trabaje con un gabinete que apoya sustituirlo por otro.  Tan pronto Wanda Vázquez anunció su intención de competir en primarias, los miembros de su gabinete en desacuerdo tenían que renunciar para permitirle escoger uno de su absoluta confianza.

La democracia funciona por vía del voto. El pueblo progresista escogerá entre la gobernadora Vázquez y el excomisionado residente Pierluisi como su portaestandarte para las elecciones del 3 de noviembre próximo a base del desempeño de la primera y la oferta de liderazgo del segundo. En sus circunstancias, como responsable y tenedora del poder, la presión electoral mayor recae sobre Wanda Vázquez. Lo asumió por accidente constitucional, sin prosapia política o habilidad histriónica para domarlo y ahora será su conciencia la autora de su diario, su faena la forjadora de su destino y el sudor de su frente lo que abonará su cosecha.  Esa será su mejor campaña camino a la primaria y, de ser nominada, a las elecciones generales.

De lo demás, despreocúpese… no son vientos huracanados, sismos o bombardeo celestial lo que siente. Es la guerra de las primarias.

Otras columnas de Orlando Parga

sábado, 22 de febrero de 2020

Georgie Navarro: la cultura política criolla

La censura que sus compañeros de mayoría parlamentaria irresponsablemente rehuyeron darle es apenas un regaño más que merecido que Navarro debió aceptar con humildad, escribe Orlando Parga

viernes, 7 de febrero de 2020

Un voto desde la ilegitimidad

Tampoco hay que pedir aval o permiso del Congreso o el Departamento de Justicia Federal para preguntarnos en estas próximas elecciones si queremos o no seguir siendo colonizados, dice Orlando Parga

jueves, 6 de febrero de 2020

La rabieta de Donald Trump y Nancy Pelosi

Ni Trump o Pelosi tenían derecho de hacer lo que hicieron. La Speaker cameral debió ignorar la incultura presidencial y asumir la postura digna, dice Orlando Parga

💬Ver 0 comentarios