Carl Soderberg

Tribuna Invitada

Por Carl Soderberg
💬 0

Priorizar la seguridad hídrica

El impacto del cambio climático va más allá de la erosión costera, la pérdida de terreno al mar y la destrucción de residencias e infraestructura por inundaciones.

El cambio climático está aumentando la frecuencia e intensidad de eventos de clima extremo, como la sequía severa que sufrimos en 2015. Además, en las Antillas caribeñas se proyecta una disminución de 30% en la lluvia para 2030. Esto es particularmente impactante en nuestra región porque la disponibilidad de agua dulce por persona en las Antillas caribeñas antes del impacto del cambio climático es un 7% de la disponibilidad de agua dulce de un residente de Suramérica y un 14% de la disponibilidad de agua dulce de un residente de Norteamérica. En otras palabras, tenemos poca agua, y por eso, cuando llega la cuaresma comienzan los avisos que los niveles de los embalses bajan rápidamente.

El aumento del nivel del mar que ya se ha registrado en Puerto Rico en estaciones ubicadas en La Parguera y el Viejo San Juan, incrementará la entrada de agua de mar a los ya sobre explotados acuíferos, reduciendo la disponibilidad de agua subterránea.

Para complicar la situación, aunque se reducirá la lluvia, los episodios de lluvias torrenciales serán más frecuentes. Estas lluvias intensas arrastrarán más sedimentos a nuestros embalses, reduciendo la capacidad para almacenar agua para atender nuestras necesidades en tiempos de sequía. Les recuerdo que antes del huracán María, el embalse Carraízo había perdido un 44% de su capacidad y el embalse Dos Bocas había perdido el 63% de su capacidad. Con la destrucción de sobre 31 millones de árboles por el huracán María, es inevitable un aumento significativo de la tasa de sedimentación.

Otro aspecto importante es que el cambio climático afectará la calidad del agua. Debido a los episodios de lluvias torrenciales, aumentará la turbiedad del agua. Si no tomamos las medidas pertinentes la turbiedad baja la eficiencia de la desinfección. Además, el aumento en turbiedad interferirá con la remoción de patógenos como el cryptosporidium y la ciclospora que son inmunes al cloro. Estos patógenos se remueven por una filtración rigurosa que no puede darse si la operación de los filtros de las plantas potabilizadoras están comprometidos con el tsunami de agua con niveles altísimos de turbiedad.

Los residentes de los 78 municipios, no solo los 44 municipios costaneros, se verán afectados si no se implantan alternativas para enfrentar el impacto del cambio climático sobre el recurso agua. Desafortunadamente, no se puede captar en un vídeo el agua de mar que penetra sin pausa y cada vez con más intensidad a los acuíferos. Tampoco se pueden sacar fotos del incremento de la sedimentación de nuestros embalses hasta muy tarde, cuando estos estén prácticamente vacíos, como en la sequía de 2015. Por lo tanto, el pueblo no está consciente de esta vertiente del cambio climáticoque “va directo al hígado”.

Los que padecimos el via crucis del racionamiento de 2015 que llegó a tres días corridos sin servicio de agua, seguido de un día parcial con servicio; conocemos las consecuencias directas que la sedimentación de los embalses tiene en nuestras familias. El agua segura para tomar es un pilar de la salud pública. El agua es indispensable para nuestra higiene. Sin agua no puede haber desarrollo económico. Pregúntenle a la alcaldesa de Salinas. Por falta de agua, en ese municipio no pueden llevar nuevas empresas, ni construir residencias adicionales. Ojo a los alcaldes de municipios aledaños porque el Acuífero del Sur está sobregirado. Sin agua la seguridad alimentaria es una quimera.

Respetuosamente, le solicito al gobernador de Puerto Rico que incluya en el Compromiso con Puerto Rico medidas para enfrentar la amenaza que representa el cambio climático sobre la seguridad hídrica de nuestra isla.

Otras columnas de Carl Soderberg

jueves, 14 de marzo de 2019

El impacto de la inseguridad hídrica

El exdirector de la EPA en Puerto Rico y el Caribe, Carl Soderberg, argumenta sobre el impacto económico de la sequía ocurrida en la isla en 2015

viernes, 1 de marzo de 2019

Imperativos ambientales de la reconstrucción

Carl Soderberg declara que los escombros de la destrucción del huracán María agotaron el equivalente a dos años de capacidad en los vertederos de Puerto Rico

jueves, 14 de febrero de 2019

El huracán y la escasez de agua

Carl Soderberg expone que el huracán María siguirá pasando factura a Puerto Rico si no le da importancia a la reconstrucción de la infraestructura verde

jueves, 10 de enero de 2019

Actuemos ante la nueva realidad climática

Carl Soderberg alude a actitudes negativas que impiden obtener apoyo sólido del pueblo para implantar medidas de mitigación y adaptación ante efectos del cambio climático en Puerto Rico

💬Ver 0 comentarios