Gazir Sued

Buscapié

Por Gazir Sued
💬 0

Prisioneras

Quisiera que a través de estas breves líneas mirásemos, desde una justa perspectiva y con sensibilidad humanista, las crueles condiciones de existencia de las mujeres encarceladas y viéramos que allí donde los carceleros “ven” métodos “correccionales” o tratamientos “rehabilitadores” en realidad agravan el suplicio de sus condenas y las hacen sufrir tormentos irracionales e injustos, inhumanos y deshumanizantes.

A las prisioneras relocalizadas recientemente en el complejo carcelario de Bayamón el “reglamento” prohíbe contacto físico con familiares y constriñe las visitas - una hora, dos días al mes - a través de un cristal. Esta imposición se basa en especulaciones prejuiciadas arraigadas en estigmas de peligrosidad y requerimientos paranoides de seguridad impuestos por la sinrazón penal. Pero, dada la marcada ambigüedad e imprecisión de los preceptos constitucionales, las administraciones carcelarias gozan de un inmenso poder discrecional y las manifestaciones sistemáticas de violencia institucional están “legitimadas” en sus reglamentos, que justifican maltratos y crueldades como si se trataran de medidas de seguridad y tratamientos rehabilitadores.

Sentir el aliento entristecido de la persona amada; consolar su voz quebrantada con una caricia; aliviar con un abrazo las amarguras cotidianas que tanto duelen y tanto apenan; tomarse de las manos para compartir en silencio un mismo grito de angustia; son derechos humanos y no existe forma de autoridad alguna que justifique violarlos, como lo hacen nuestras instituciones penales. Confortar con tacto humano el espíritu dolido y apesadumbrado de un ser querido, así de la madre encarcelada, así de la hija que el Estado ha raptado, es un derecho inalienable aunque los reglamentos lo nieguen y las leyes existentes consientan violarlo. Estos cristales infamantes afligen aún más a las familias heridas y rompen violentamente esos lazos de amor que a pesar de todos los pesares todavía las mantenían unidas en un abrazo, en un beso y en una caricia que hoy les son prohibidas…

En lo inmediato, elimínense esos cristales infamantes y devuélvase a las prisioneras y sus seres amados el derecho universal al tacto humano….

Otras columnas de Gazir Sued

viernes, 17 de agosto de 2018

Decir por decir

Gazir Sued reflexiona sobre el inicio de un nuevo semestre académico y la situación del sistema público de enseñanza

💬Ver 0 comentarios