Jorge Suárez

Punto de vista

Por Jorge Suárez
💬 0

Prolifera el fraude en época de virus

El Salvador, que es uno de los países con mayores porcientos de asesinatos por día, llevaba para el 16 de mayo cuatro días sin un homicidio. En Italia, los reportes de delitos cometidos desde el 1 de marzo hasta el 22 de marzo reflejaron una baja de un 64%, según la revista “The Economist”. Las personas están trabajando desde sus hogares, no están hasta altas horas de la noche en la calle y no se exponen en actividades multitudinarias, entre otros asuntos, por los respectivos cierres de emergencia decretados por los diferentes gobiernos. 

La delincuencia evoluciona con los tiempos, y la situación mundial del COVID-19 ha provocado modalidades diferentes de crimen en relación con la actividad criminal que ya conocemos. La delincuencia busca de alguna forma hacer una adaptación a las condiciones de vida actual, utilizando modelos no tradicionales como la tecnología, la informática, el desarrollo de las comunicaciones en el uso del email y fotocopias, entre otras, a las que de igual forma estamos expuestos en Puerto Rico.

Este tipo de situación provoca un incremento en crímenes de índole económica, financiera y fraudes con el uso de la tecnología. Además, trae consigo elementos de prostitución y apuestas clandestinas, así como un alza en los precios de la droga en el mercado, aunque aumenta la dificultad de la distribución y el tráfico de la misma. De igual forma, los jóvenes buscan establecerse económicamente ante la ausencia de trabajo o de oportunidades de acceso a ingresos, por lo que se lanzan directamente a la delincuencia. Esta reacción puede estar basada en la caída de los mercados, como en Estados Unidos, la lentitud y pobre reacción del gobierno en distribuir las ayudas económicas a los ciudadanos y empresas, las situaciones emocionales a las que se puede enfrentar un individuo por la presión ante su situación económica, el cierre de empresas y la pérdida de trabajo, entre muchas otras razones.

El informe para el mes de abril de American Certified Fraud Examiners refleja un aumento en fraudes por ayuda humanitaria, ventas por sitios web y fraude por medicamentos, incluyendo la compra de estos para atender o prevenir el COVID19. También debemos tener en cuenta el fraude gubernamental y los casos de corrupción ante los desembolsos de dinero para ayudas a la población o en la compra de recursos para atender la emergencia. 

Como mecanismos de prevención debemos tener en cuenta varias recomendaciones, como usar contraseñas fuertes y cambiarlas cada cierto tiempo, verificar todos los ajustes de privacidad de sus sistemas de conexión y de computadoras, no abrir correos electrónicos de personas o entidades que no conozca y siempre mirar la dirección del correo electrónico para asegurar la autenticidad del mismo, además de mantener todos sus sistemas actualizados. No podemos dejar que el fraude y el COVID se unan para destruir nuestra sociedad. Juntos también paramos el virus del fraude.


Otras columnas de Jorge Suárez

martes, 5 de mayo de 2020

Los 50 días del COVID-19

Estos 50 días mostraron la ineficacia de muchos jefes gubernamentales en su desempeño para el beneficio del pueblo de Puerto Rico, escribe Jorge Suárez

miércoles, 25 de marzo de 2020

El virus de la violencia también hay que pararlo

Desde enero pasado, cada cinco días una mujer muere asesinada en Puerto Rico. Ese virus de la violencia machista también hay que detenerlo, dice Jorge Suárez Cáceres

💬Ver 0 comentarios