Milagros Rivera Watterson

Punto de vista

Por Milagros Rivera Watterson
💬 0

Protocolos para qué o para quién

Se acaba de declarar una pandemia global por el COVID-19. Este virus está recorriendo el mundo con gran velocidad, y tal parece que no va a haber país que se le escape. Su repercusión en el área de la salud ha trascendido a la economía, los eventos culturales y deportivos entre otros, y mantiene a países en cuarentena. 

Mientras todo esto acontece, en Puerto Rico estamos haciendo pininos y nos agobian las conferencias de prensa, los protocolos, las noticias diarias, los múltiples estudios que nos envían por las redes, unidos a los grandes remedios para protegernos y contrarrestar la enfermedad. Hasta la política ha quedado rezagada, y eso es grave en este país tan dividido en tribus.

Así las cosas, todos tienen o saben de protocolos. Esta semana mi esposo y yo estuvimos en una cita en una reconocida clínica oftalmológica de la zona metropolitana. La cita era con dos médicos diferentes y observamos que tardaron en llamarlo. Preguntamos y nos dijeron que ya mismo lo llamaban. Pasó el tiempo y lo llamaron, pero en lugar de ir donde su doctora, fueron a una oficina donde le dijeron que le solicitaban que abandonara la oficina inmediatamente.

Al preguntar el porqué, le indicaron que ese era el protocolo, ya que él había tosido. Él le explicó que es asmático, que había tomado su medicina, solo había tosido una vez y utilizó un pañuelo. Ella insistió que ese era el protocolo y que actuaron porque otro paciente se quejó. No le hicieron ninguna otra pregunta y le dieron una tarjeta, indicándole que llamara otro día para pedir cita y que lo atenderían como paciente VIP, pasándolo inmediatamente que llegue. 

Nos ha estado raro este tipo de protocolo y nos preguntamos dónde está y como lo conocemos los clientes. Lo más raro es que allí mismo yo vi a mi médico y le expliqué lo que había pasado con mi esposo y este me indicó que no tenían que sacarlo, sino darle una mascarilla y atenderlo. Ante esto se pone a uno a pensar por qué, si hay un protocolo, no todos lo entienden por igual.

Tengo una preocupación con esto de los protocolos. Creo que deben ser precisos, claros y del conocimiento de todas las personas a las que afectarán. Es más, creo que deben ponerse por escrito y colocarse en las oficinas a la vista de todos los clientes. 

Permitir que cada cual intérprete el protocolo como quiera trae problemas y tenerlos para utilizarlos solo cuando hagan falta también. En la medida en que esto se haga, entenderemos para qué y para quién son los protocolos.


Otras columnas de Milagros Rivera Watterson

martes, 19 de mayo de 2020

Venceremos al virus

Todos esperamos con ansias que termine esta cuarentena, pero hacerlo requiere que sigamos respetando el protocolo instaurado. No podemos arriesgarnos a romperlo en aras de lograr la libertad, dice Milagros Rivera Watterson

martes, 12 de mayo de 2020

La validez del miedo en la pandemia

Ante la pandemia del COVID-19, tener miedo a la muerte es normal pero no podemos dejar que nos paralice, escribe Milagros Rivera Waterson

martes, 21 de abril de 2020

Confinados: qué hacer mientras se toma una decisión

En lo que se ven los casos para posible excarcelación, la administración debe proceder a hacerle la prueba de COVID- 19 a toda la población penal, plantea Milagros S. Rivera Watterson

viernes, 10 de abril de 2020

La odisea de conseguir guantes

Ante la situación de que esta cuarentena va para largo, solicito que se comiencen a fabricar guantes, o que los alcaldes los consigan y los hagan llegar a la gente del pueblo, dice Milagros Rivera Watterson

💬Ver 0 comentarios