Pedro Reina Pérez

Tribuna Invitada

Por Pedro Reina Pérez
💬 0

Puerta de Tierra, herida abierta

Mientras el gobernador Alejandro García Padilla agacha la mirada ante la presencia augusta de su majestad el rey don Felipe VI de España, la antigua ciudad de San Juan exhibe en el malogrado Paseo de Puerta de Tierra una horrible cicatriz que le atraviesa el rostro. 

Acaso sea esta obra caprichosa, una herida de hondo significado por lo que comporta y por lo que delata. 

Realizada contra la voluntad de los vecinos y en tiempos de creciente precariedad, este adefesio malogrado daña, no solo el paisaje sino la relación del ciudadano con ese paisaje. Una relación de por sí frágil en una isla que decidió amurallar el paisaje marino con edificios en Isla Verde y Condado y que tenía en este tramo de carretera, el único malecón de la ciudad. Mientras tanto, por el accidentado bulevar pasean hoy los visitantes del Congreso Internacional de la Lengua Española que llegan de allende los mares para aquilatar esta antilla tan incomprendida.

La insolvencia financiera de la compañía Omega Engineering es también la insolvencia moral de cada funcionario electo que defendió o calló el desarrollo de este proyecto, a pesar de la oposición predicada no solo en el gasto económico sino también en el impacto ambiental. 

Por encima de toda consideración o razonabilidad se insistió en la construcción hasta provocar un daño permanente que se exhibe a la vista de todos tras la barrera de vallas de concreto y drones anaranjados. Es, para cualquier efecto práctico, un monumento público a la tragedia que acompaña los últimos días del gobernador en La Fortaleza. Una tragedia autoinfligida, tanto por el humilde jíbaro de Coamo que llegó lejos, como por los electores que se convencieron de apoyar a ese profesional inferior de ojos claros y actitud atrevida. Todos pagamos las consecuencias.

No es el gobernador el único que languidece de cara a las elecciones de noviembre. La franja semidestruída del malogrado paseo conduce también al Capitolio y a la alcaldía de San Juan, donde se fraguaron complicidades harto difíciles de ignorar. Sin explicaciones, sin justificaciones, sin razón. 

Por un lado se habló de insuficiencias presupuestarias para generar obra pública y por otro se gastó con pretensiones incomprensibles de grandiosidad para terminar todos enlodados con este adefesio interminado. Mientras tanto, la terraza apenas edificada evidencia problemas estructurales y de tubería, reveló una investigación del Centro de Periodismo Investigativo. 

Las denuncias de la comunidad fueron cobrando fuerza frente a la actitud contumaz de los responsables. Ahora nadie asume la responsabilidad y todos tenemos que vivir los platos rotos. Nada de esto es fortuito.

Hay quien todavía expresa compasión por el gobernador. Yo no, porque no observo en él ninguna autocrítica. 

Ojalá el sentido de frustración que evidencia a diario le permita entender que no salvó a Puerto Rico de nada y que le queda mucho para rectificar la merecida reputación de incompetente que con sus actos u omisiones se ha ganado. 

Ojalá cuando se marche de La Fortaleza en enero de 2017 comprenda que a pesar de la pensión vitalicia que cobijará sus años futuros deberá trabajar en serio para restablecer su nombre. Y digo trabajar pero no desde la fundación de exgobernador que le financiará la legislación vigente, sino desde un lugar ordinario donde la reputación se construya a través del esfuerzo y no de las meras apariencias. Juventud y tiempo tiene para aprender y para demostrar que pudo, en esa nueva etapa, estar a la altura de los retos que se proponga. Y que se rodee de personas idóneas que sepan inspirarlo sin aprovecharse de él.

 Mientras tanto, aquella cicatriz en el paisaje de Puerta de Tierra será un recordatorio más de que no hay nada peor en este mundo que creerse las propias mentiras.

Otras columnas de Pedro Reina Pérez

viernes, 17 de agosto de 2018

El reino de las paradojas

El profesor Pedro Reina presenta un recuento de varias acciones gubernamentales recientes y destaca paradojas en el escenario de la crisis fiscal

viernes, 20 de julio de 2018

Los días de la ira

El historiador Pedro Reina indica que el colonialismo mata

💬Ver 0 comentarios