Sandra Román

Punto de Vista

Por Sandra Román
💬 0

Puerto Rico ante el regreso al trabajo tras la cuarentena

Ahora que Puerto Rico contempla reabrir su economía y regresar gradualmente a los centros de trabajo tras la cuarentena, muchas empresas se preguntan qué nuevas medidas de protección deben implementar. La Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA), agencia federal que vela por la salud y seguridad de los trabajadores, publicó recientemente sus Guías sobre la Preparación de los Lugares de Trabajo para el virus COVID-19. Uno de los controles que esta guía propone es incluir el trabajo remoto para todos aquellos trabajos que puedan realizarse a la distancia.

Hasta hace poco, miles de patronos en Puerto Rico estaban convencidos de que necesitaban tener a sus empleados físicamente en un mismo lugar para poder así completar sus tareas. Pero la pandemia del COVID-19 y la subsecuente orden de permanecer en los hogares crearon el experimento mundial más grande en trabajo remoto. Compañías que nunca habían permitido esta práctica han descubierto que sus empleados pueden ser muy productivos laborando desde sus casas.

Si bien es cierto que hay muchas funciones, tales como manufactura, mecánica, mantenimiento y seguridad, que requieren estar presentes, también existen muchas otras áreas de servicio, administración, ventas, monitoreo y tecnología que se pueden continuar a través de trabajo remoto.

Antes de considerar la eliminación de personal como medida de ahorro post pandemia, retamos a los dueños de negocios a considerar una a una las funciones que realizan sus empleados y cuántas de estas requieren ser presenciales. Con simples cambios a la tecnología y logística, muchas empresas podrían bajar en gran medida la cantidad de empleados que viajan a la oficina todos los días. Estos arreglos de trabajo remoto pueden ser parciales o totales. También pueden incorporar estrategias de trabajo compartido en las cuales más de una persona que realizan la misma tarea toman turnos estando presentes en la oficina.

Las ventajas del trabajo remoto son muchas, comenzando por el ahorro en el costo del espacio de oficina, la reducción de riesgo de accidentes y contagio de enfermedades, la eliminación de distracciones causadas por el exceso de socialización y otros costos relacionados a facilidades incluyendo seguridad, estacionamiento y equipo de oficina. 

Para que el trabajo remoto sea exitoso se deben establecer métricas claras de productividad y comunicación. Si un patrono provee las herramientas adecuadas, las guías y expectativas claras, miles de puertorriqueños podrán continuar trabajando desde sus hogares sin afectar negativamente la productividad de sus respectivas empresas. Imagínense el alivio en tránsito, estrés y la disminución en riesgo de contagio que podríamos lograr si al menos un 25% de la fuerza laboral continuara trabajando remoto al final de la cuarentena.

Otro de los controles que OSHA sugiere es el distanciamiento social entre empleados y también con los clientes. Una de las maneras creativas que muchas empresas han adoptado es la de servicarro o entrega a domicilio. Incluso colmados y panaderías han creado unidades móviles que transportan sus productos claves y los venden casa por casa. Esto les ha permitido continuar ofreciendo sus servicios ininterrumpidamente, acto que los clientes aprecian y respaldan.

Por otra parte, negocios de entrenamiento personal y clases de baile han tomado ventaja de plataformas virtuales como Zoom para continuar ofreciendo sus servicios. Cientos de personas se conectan virtualmente con sus instructores desde las salas de sus hogares para continuar con sus rutinas de bailes o ejercicios. Esto, además de mantener esa industria produciendo, ha servido de aliciente para la salud mental de los clientes, que pueden distraerse del encierro a la vez que se mantienen en forma y cuidan su salud física.

La pandemia del COVID-19 ha obligado a todas las empresas alrededor del mundo a buscar maneras creativas de continuar produciendo sus bienes y servicios con métodos alternos. Aquellas empresas que se reinventen y busquen métodos alternos de trabajar serán las que lograrán sobrevivir el impacto económico que todos los sectores han experimentado.

Otras columnas de Sandra Román

💬Ver 0 comentarios