Ismael Torres

Tribuna Invitada

Por Ismael Torres
💬 0

Puerto Rico ante un problema de credibilidad

La reciente decisión del gobierno federal de no desembolsar al gobierno de Puerto Rico los casi cinco mil millones de dólares de un préstamo de emergencia aprobado por el Congreso tras el paso del huracán María denota, cuanto menos, la crisis de credibilidad existente en la capital federal sobre el gobierno puertorriqueño a causa de nuestra  incapacidad para manejar el dinero que se recibe.

El desembolso de esos fondos fue frenado por FEMA y el Tesoro federal  hasta que el gobierno de Puerto Rico adopte una política de balance de efectivo que permita determinar en qué momento y cuánto dinero FEMA le dará a Puerto Rico para cubrir sus gastos operacionales mientras se recupera de los efectos del huracán María. Eso no es otra cosa que falta de confianza hacia nosotros.

Esa política que permitiría el desembolso de esos fondos se hará en consulta con la Junta territorial de control fiscal, que determinará cuándo y cómo se haría el desembolso, además de supervisar su uso.

Pues mucha de la preocupación existente en los círculos decisionales en Washington radica en el doble mensaje que está enviando el gobierno puertorriqueño desde hace unos años. Por un lado dice que no tiene dinero para pagar la nómina pública, mientras por otro lado no toma medidas de austeridad, otorga bonos  a los empleados públicos, no reduce la jornada laboral y sigue  con un tren de gastos que no se sostiene.

Desde los tiempos de la administración del gobernador Alejandro García Padilla, quien nunca pudo entregar al Senado federal la información  financiera del gobierno que le fue requerida, tanto los congresistas como los senadores federales tenían la mirada puesta sobre la isla debido a que no  veían acciones locales para atender la deuda pública, que ronda en los $70 mil millones.

Para comenzar a trabajar ese asunto, el gobierno federal aprobó la Ley Promesa, que de una vez echó a la basura toda la mitología que se había montado por años sobre una supuesta autonomía del gobierno puertorriqueño respecto al gobierno federal.

Hoy los promotores de la estadidad para Puerto Rico buscan activamente que el gobierno federal incorpore a Puerto Rico como territorio, con el fin de adelantar, según su estrategia, la estadidad.

Mientras, otros menos optimistas piensan que todas esas gestiones para procurar que Estados Unidos se mueva y atienda sus relaciones políticas con Puerto Rico son como la tragedia que enfrentó el mítico Sísifo, quien por desobedecer la voluntad de los dioses fue condenado a una de las más inútiles tareas: subir una pesada piedra por una pendiente, con la certeza de que cuando casi llegara a la cima, la piedra volvía al principio y así sucesivamente.

Hasta ahora todo apunta a que el gobierno federal dará más poderes a la junta territorial sobre el gobierno de Puerto Rico y el liderato local tendrá que decidir si se somete a esa voluntad o la reta.

Mientras, esperemos a ver  qué ocurre.

Otras columnas de Ismael Torres

miércoles, 31 de enero de 2018

Convocatoria para construir un nuevo país

El periodista Ismael Torres propone la creación legislativa de una Comisión Especial para crear el proyecto de construcción de Puerto Rico

martes, 9 de enero de 2018

¿Vamos por buen camino?

El periodista Ismael Torres cuestiona la razón de ser de la Comisión de la Igualdad

💬Ver 0 comentarios