Jon Borschow

Tribuna Invitada

Por Jon Borschow
💬 0

Puerto Rico busca su marca

Por décadas los gobiernos de Puerto Rico han vacilado entre decenas de marcas de país. Se han caracterizado por diversos enfoques comerciales y dimensiones partidistas, pero ninguna de ellas ha logrado capturar lo que somos como destino, como pueblo, como seres humanos. Una de las primeras responsabilidades que le toca a nuestra nueva organización de mercadeo de destino (DMO, en inglés) es desarrollar una marca consistente para el país como destino del mundo.

Una marca no es un eslogan ni una campaña publicitaria ni es exclusivamente para consumo interno. Más bien, es una forma condensada y clara de comunicar una identidad al mundo. En nuestro caso, tiene que lograr encapsular la esencia de la experiencia puertorriqueña de tal manera que el mundo la pueda entender, nos pueda identificar y genere un apetito por conocernos y disfrutar la magia de nuestro destino.

Si logramos hacernos notar, que sientan la curiosidad, la necesidad de acercarse y conocernos para completar su experiencia humana, van a llegar números insospechados de visitantes. Pero primero tenemos que creer en nosotros como pueblo, sentirnos cómodos en nuestra piel y vestirnos de lo que somos, en toda la maravillosa diversidad de nuestra gente. Somos humanos, auténticos, fiesteros, conversadores, apasionados, creativos, sensibles y solidarios. De nuestros corazones sale música, baile, arte y poesía. De nuestras cocinas una mescolanza de colores, aromas y sabores indescriptibles. Nuestra cultura brota hasta por los poros, pero la guardamos. Para el resto del mundo es casi invisible.

Hemos entrevistado a centenares de visitantes y es extraordinario cómo nos cuentan lo bien que lo pasan aquí. Más que las playas, más que El Morro y el Viejo San Juan, les gusta nuestra gente. Sí, nosotros somos Puerto Rico. Así que, borremos de nuestras mentes las quejas y sinsabores: que si los boquetes en las carreteras; que si la basura en las playas; que si se va la luz; que esperamos horas en la colecturía. Todas esas cosas son importantes y las podemos arreglar, pero la verdad es que, a pesar de ellas, los visitantes nos quieren sin precio y se van añorando volver.

¿Entonces cuál es el problema? Que muy pocas personas nos conocen como somos. La mayoría ni sabe que existimos y, los que saben, solo nos conocen por la crisis económica y el Zika. Algunos sabrán que tenemos playas y belleza, pero solo los que llegan aquí se enteran de lo mucho que hay para disfrutar y, citando a Despacito, “cómo es que lo hacemos en Puerto Rico”.

Grandes empresas y países invierten millones en dar a conocer sus marcas a nivel global. Pero esta canción, en cuestión de meses, ya ha sido escuchada más de 3.2 mil millones de veces. Es un fenómeno sin precedentes, el más viral de los virales y sigue propagándose.

¡Pareciera que Erika Ender, Luis Fonsi y Daddy Yankee han logrado embotellar la esenciade nuestro terruño en una canción y han puesto el mundo a bailar y a gozar! Ahora solo tenemos que aprovechar su música, su ritmo y su letra para inspirarnos y forjar nuestra identidad como destino. Pongamos a los viajeros a soñar para que más de ellos nos visiten y vivan de verdad, despacito y quedándose por buen ratito, inmersos en lo que somos. Y luego, que se vayan enamorados, dejando un trozo de su corazón en Puerto Rico.

Otras columnas de Jon Borschow

viernes, 18 de agosto de 2017

Puerto Rico busca su marca

El presidente de la junta directiva de Foundation for Puerto Rico, Jon Borschow, comenta sobre la marca de la isla para posicionarse como destino en el mundo

viernes, 21 de julio de 2017

Armando el plan de turismo

Jon Borschow, presidente de Foundation for Puerto Rico, señala que hay que transformar la manera en que se promociona a Puerto Rico en el mundo

💬Ver 0 comentarios