Gustavo Vélez

Tribuna Invitada

Por Gustavo Vélez
💬 0

Puerto Rico como líder energético regional

Dentro del contexto actual que vive el sistema energético del país, el título de esta columna puede parecer irónico y contradictorio. Llevo días pensando en cómo titulaba este escrito, y encontré que este era el más apropiado para articular el mensaje que quiero llevarle a los lectores dentro del momento que vive Puerto Rico.

Aunque la crisis en todos los órdenes de nuestra vida como pueblo asume dimensiones insospechadas, continúo apegado a la posibilidad de que es solo una etapa transitoria, de la cual saldrán nuevas posibilidades y un país más fortalecido.

De hecho, irónicamente en sus orígenes, la antigua Autoridad de Fuentes Fluviales (1941) fue un modelo de innovación cuando el gobierno decidió comprarla al sector privado para masificar la energización de la isla. En pleno proceso de despegue industrial, esa corporación fue punta de lanza del proyecto de desarrollo económico.

Fuimos referente de otras economías en vías de desarrollo que miraron nuestro modelo energético, así como a la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) y a nuestro modelo de salud pública, como casos de éxito.

Hoy son otros tiempos, y sin lugar a dudas, el futuro de nuestro sistema energético se ha convertido en el tema más importante de la discusión pública. La quiebra del monopolio estatal conocido como la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), y el deterioro sin paralelo en la gobernanza dentro de esta corporación pública, la ha colocado en la mirilla hasta del Congreso de Estados Unidos. Existe un claro consenso en dos cosas: Puerto Rico necesita un sistema energético moderno y confiable, y la privatización es el modelo para asegurar lo primero. Dentro de esta visión a futuro del modelo energético que necesitamos, quiero incorporar un tercer componente aspiracional: la isla pudiera convertirse en una plataforma de innovación, producción y exportación de soluciones energéticas para la región.

Mi hipótesis se fundamenta en varios elementos reales. El primero es el mero simbolismo que dio paso a conceptualizar esta columna. La semana pasada este diario reportaba del desarrollo de un proyecto de autogestión energética en el barrio Brisas del Torito en el municipio de Cayey. Los residentes de esa comunidad desarrollaron una finca solar que puso a caminar el acueducto comunitario del barrio. En los momentos más duros, este pueblo no se rinde y saca lo mejor de sí mismo para enfrentar la adversidad.

Ayer, la sección de Negocios destacaba la historia de una empresa local (inverSOL) desarrollada con una inversión $4 millones para manufacturar generadores solares de energía. Desde Caguas, al lado de Cayey, esta empresa planifica manufacturar hasta 10,000 unidades anuales y crear 60 empleos nuevos.

El tercer componente de mi hipótesis es el interés que Puerto Rico y la región del Caribe y Centroamérica han generado en el Medio Oriente y en Asia, particularmente en el tema energético. En los últimos meses, he tenido la oportunidad de orientar a inversionistas de países de esa región, con interés de conocer más sobre las oportunidades para invertir en proyectos de energía en nuestro entorno. Son empresas con presencia internacional y con amplios recursos, que están mirando a Puerto Rico desde una perspectiva regional y estratégica. La devastación de María tuvo el efecto de colocar a la isla en la discusión pública internacional, y dejó al descubierto la necesidad de desarrollar un modelo energético nuevo.

Empresas de lugares tan lejanos como China miran a nuestra región con potencial interés en su expansión comercial y económica. Saben que Cuba, República Dominicana y Puerto Rico representan un excelente bloque para invertir y desde ahí expandir hacia Estados Unidos o hacia América Latina. En el tema energético, visualizan a la isla como una plataforma para desarrollar un proyecto de energía que puedan impactar las islas vecinas y ampliar la escala de la inversión.

Dentro del proceso de privatización de la AEE, el capital privado y el conocimiento de empresas globales de energía deben ser componentes claves del plan a futuro. Sin embargo, para maximizar las oportunidades que pueden surgir de este proceso, se debe mirar hacia los activos que ya Puerto Rico ofrece en materia de energía y que no se han capitalizado. Me refiero a la capacidad de investigación e innovación de nuestros ingenieros y las universidades locales, que llevan tiempo produciendo tecnologías y soluciones energéticas. Hablo también de cientos de empresas locales especializadas en la industria de la energía, incluyendo la energía renovable, y que incluso muchas ya exportan.

Los activos del patio incluyen empresas de gran escala que tienen la capacidad de trabajar en el desarrollo de la nueva infraestructura, de la mano con las empresas globales que lleguen a Puerto Rico a desarrollar el nuevo sistema.

El desarrollo de nuestro nuevo modelo energético debe servir para crear industrias nuevas y un ecosistema empresarial que nos proyecte como potencia regional.

En síntesis, la crítica coyuntura que vive nuestro modelo energético debe servirnos para articular una visión clara e inclusiva hacia el futuro, de la misma forma en que ya lo hicimos cuando se fundó nuestra primera empresa energética en 1941.

Otras columnas de Gustavo Vélez

martes, 13 de noviembre de 2018

La revolución de Julia Keleher

Gustavo Vélez aconseja, como ciudadano, que lejos de criticar en el vacío, buscar la manera de aportar a los cambios y al mejoramiento de las escuelas públicas

viernes, 9 de noviembre de 2018

Economía en gobierno compartido

El economista Gustavo Vélez comenta potenciales cambios en asuntos económicos en la capital federal ante el nuevo panorama político tras las elecciones de medio término efectuadas este martes

martes, 6 de noviembre de 2018

Tertulia en el cielo con Héctor

El economista Gustavo Vélez narra vivencias compartidas con Héctor Ferrer ante el momento de su repentina muerte

sábado, 27 de octubre de 2018

Puerto Rico: se une o se hunde

Es penoso que luego de doce años de depresión aún no exista la voluntad de transformar al país.

💬Ver 0 comentarios