Rubén Rodríguez Delgado
💬 0

Puerto Rico debe avanzar a la ronda final

La novena de Puerto Rico está a las puertas de completar una página dorada en la historia del deporte nacional.

Lucen con un buen paso. El carismático conjunto nacional tiene al alcance de su mano llevarse esa corona mundialista que nos eludió en el 2013 cuando perdimos ante la República Dominicana en el juego final.

Pero todavía hay escollos que superar. No podemos pensar en el juego final del miércoles cuando aún tenemos por delante un rival sumamente peligroso como el de Holanda.

Aunque podamos pensar que el conglomerado de los Países Bajos es el más débil de los protagonistas de las semifinales, Puerto Rico no puede bajar la guardia. De hecho, ese equipo podría arruinarnos fácilmente la noche. Recordemos que todos se reduce a un juego y en el béisbol hay mucho espacio para las sorpresas.

Holanda no llega a esta semifinal por casualidad. Lo hicieron jugando buena pelota en todos los órdenes en las primeras dos rondas jugadas en Corea del Sur y en Japón.

Sus lanzadores registraron una efectividad colectiva de 2.86 en las primeras dos fases. Puerto Rico lo hizo para 2.25.

Y sus bateadores tronaron sus maderos al son de .349 vs .330 de los boricuas.

Vamos a aclarar que Holanda -compuestos mayormente por jugadores de Aruba y Curazao- no tuvieron el mismo nivel de competencia si lo comparamos con Puerto Rico, pero los números están ahí y inevitablemente hay que tomarlos en consideración.

Al igual que Puerto Rico, Holanda cuenta con un cuadro interior de ensueño. Jonathan Schoop (Baltimore) juega en segunda, Andrelton Simmons (Angelinos) es uno de los mejores siores de las Grandes Ligas. Xander Bogaerts, otro de los de los mejores torpederos del béisbol, aceptó cambiar de posición y ha jugado en tercera.

Jurickson Profar y Didi Gregorius, otros dos jugadores del cuadro, también aceptaron cambios de posición. Sus bates son importantes en esa alineación. El toletero Wladimir Balentien completa la misma.

Como ven, Holanda, que bateó 25 extrabases, es peligroso por su ofensiva. Esa es su fortaleza. Quizás un punto que podría estar en contra es la inactividad de más de una semana. Eso podría enfriarlos.

Puerto Rico viene caliente e inspirado. Finalizó invicto en un grupo donde estuvieron Estados Unidos, Dominicana y Venezuela. Fue un actuación de privilegio.

Nuestro pitcheo será la clave esta noche. Sin pecar de ‘patriotista exagerado’ pienso que a pesar de la peligrosidad de nuestro rival debemos ganar. La final nos espera.

Otras columnas de Rubén Rodríguez Delgado

martes, 24 de octubre de 2017

Superior el relevo de los Dodgers de Los Ángeles

Si usted es fanático del béisbol y es de los pocos privilegiados en este país en contar con el servicio de energía electrica, no puede perderse las incidencias de la Serie Mundial destaca el periodista Rubén Rodríguez

💬Ver 0 comentarios