Rolando Cruz

Tribuna Invitada

Por Rolando Cruz
💬 0

Puerto Rico después de 2020

La emigración masiva se ha vuelto la norma y no parece que va a mermar en el futuro cercano. Su impacto en Puerto Rico se asemeja al que en otros lugares han causado conflictos bélicos. Acá, sin embargo, hallamos sus causas en la debacle económica y el efecto acumulado de años de políticas de austeridad

Deberíamos preocuparnos por lo que nadie se ha planteado: el Censo de 2020. El Censo es el motor de la política pública legislada en Estados Unidos y es por medio de este mecanismo que se deciden qué fondos serán asignados a las distintas jurisdicciones. De esta manera, se determina cómo se distribuyen más de $675 mil millones en fondos federales cada año.

Una tercera parte del presupuesto gubernamental de la isla proviene de fondos federales asignados por fórmulas establecidas por ley, procesos competitivos y otro tipo de asignaciones según los indicadores demográficos de las jurisdicciones. Es por esto que la emigración masiva de puertorriqueños a los estados podría provocar una disminución en estas partidas luego de 2020, lo que implicaría menos fondos para nuestras escuelas, hospitales, carreteras, obras públicas y programas vitales.

No se ha legislado ningún proyecto de desarrollo económico significativo para contrarrestar estas posibles reducciones presupuestarias adversas. Esto, además, podría agravarse por la política pública del presidente Donald Trump si, ya sea por criterios ideológicos o políticos, implanta medidas adversas a los intereses del país, como la recién reforma contributiva federal, que afectará a empresas estadounidenses ubicadas en la isla.

En este contexto, nótese que alrededor de 655 mil familias (37 % de la población) recibe ayuda económica PAN. Mientras, existe gran incertidumbre en la clase trabajadora, sobre quien pesa el alza en impuestos y el despojo de derechos laborales, lo que a su vez propiciará que más puertorriqueños abandonen la isla y acabará disminuyendo los recaudos de Hacienda.

¿Estaremos listos para encarar el impacto de todas estas proyecciones demográficas y económicas? Particularmente, cuando la proyección poblacional en Puerto Rico para el 2025, según los datos del Censo federal, es de poco menos de tres millones de personas y, para el 2050, de dos millones.

Al igual que existen leyes que atraen inversionistas de distintos lugares del mundo, resulta imperativo que el gobierno cree, fomente e implemente medidas de desarrollo económico para el ciudadano local, el que consume y reinvierte permanentemente en el futuro de esta tierra.

Otras columnas de Rolando Cruz

martes, 26 de junio de 2018

Puerto Rico después de 2020

Rolando Cruz Soto argumenta que es imperativo que el gobierno fomente e implante medidas de desarrollo económico para el ciudadano local

💬Ver 0 comentarios