Eudaldo Báez Galib

Punto de vista

Por Eudaldo Báez Galib
💬 0

Puerto Rico en su “cul-de-sac”

Hace más de veinte años una consultora del Partido Popular, ya fallecida, me admitió privadamente que la Isla estaba atascada en un inevitable e interminable “cul-de-sac”. Me predijo que “cuando nos diéramos cuenta, habría crisis”. Cul-de-sac, expresión francesa que literalmente significa “el fondo del saco”, se utiliza universalmente como “callejón sin salida”. 

     La profecía se ha hecho realidad. Al converger tantos signos evidentes que obligaron forzosamente a reconocerse nuestro “callejón”, se activó la crisis. Aunque esos signos preexistían, nuestra ignorancia cívica, la adicción a la “des-verdad” y el miedo que genera la dependencia, los encubrieron. 

     Pero la naturaleza despertó sentidos. Huracanes y terremotos sacudieron al entendimiento. Expusieron llagas. Además, nuestro analfabetismo cívico generó un histórico y monumental descalabro político y económico. 

     ¿Entonces, qué no veíamos y ahora sí? Pues bien, que nos es penosamente difícil gobernar. Que la corrupción es ya modo de vida, idolatramos la dependencia y el electorado no prefiere a los que pueden hacer, sino los que se adornan mediáticamente como que pueden hacer. Convertimos los mármoles de gobierno a mercados de conveniencias y, pasiblemente, hemos renunciado a lo logrado políticamente durante todo un siglo.  Y hemos confirmado lo que nadie ha querido aceptar: no habrá cambios en la relación con Estados Unidos.

     Signo elocuente es la admisión, lenta pero perceptible, de que estamos encerrados en un espacio entre ser estado de Estados Unidos y ser república. Espacio que depende exclusivamente del Congreso—poderosa institución, pero consagrada al ventajismo y a prejuicios equitativamente distribuidos entre su medio millar de miembros—.

     También hemos comenzado a escuchar a estadoístas, independentistas y autonomistas reconocer la improbabilidad de lograr sus metas y que nuestra historia nos ha encajonado en un raro espacio de gobernanza—ciudadanos con derechos recortados, arrima’os en su propia casa y ajustando su nacionalidad e idiosincrasia a las realidades de su existencia.

     Y luego de un siglo de relaciones con Estados Unidos, con 19 presidentes, ejércitos de congresistas, dos guerras mundiales y sub-guerras, miles de boricuas muertos y heridos en combate, innumerables peticiones de estadidad con su inversión y una “guagua aérea” a la ONU, si lo único logrado es el ELA, y nos lo arrebataron, sí, existe el “callejón en crisis”.

     Un análisis frío, asumiendo no ocurra un evento trascendental impredecible, apunta a que nada nos ocurrirá dentro de los próximos cuatro ciclos electorales, salvo devolvernos al status previo de autogobierno. ¿Y durante ese largo tiempo, qué?  ¿Perpetuar el infame tirijala? 

     Si estamos donde estamos y ahí seguiremos, entonces “hagamos limonada con este limón”. Activemos las buenas mentes, que muchas tenemos. Pues “en la adversa fortuna suele descubrirse el genio que la prosperidad oculta”.  Podremos también descubrir que una combinación de colores en la paleta del artista — ¿rojo, verde, azul?— podría lograr la tonalidad apropiada. 

     Pero, como decíamos en mi barrio mayagüezano, “¡se necesita babilla!”. (En inglés, “guts”).

Otras columnas de Eudaldo Báez Galib

jueves, 26 de marzo de 2020

El fanatismo no tiene vacuna

Una resolución aprobada por el Senado establece que, mientras exista el Estado Libre Asociado, no envíe Washington proyecto alguno que permita desarrollo económico. O estadidad, o nada, dice Eudaldo Báez Galib

sábado, 21 de marzo de 2020

El pandemónium de la pandemia

Ahora no solo enfrentaremos el inmenso dolor de lo que será una catástrofe que tomará muchas vidas, sino también sufriremos una profunda desesperanza obsequiada por carroñeros y politicastros, escribe Eudaldo Báez Galib

miércoles, 18 de marzo de 2020

Además del virus

La emergencia por la pandemia ocupa, razonablemente, gran parte de nuestra atención. Pero no debe ser base para que asuntos de singular importancia, como la reforma del código electoral, sean legitimados en la sombra, escribe Eudaldo Báez Galib

viernes, 13 de marzo de 2020

El virus del estatus es peor

¿Cuál infectará más nuestra sociedad? ¿Hay dudas de que no va a ser el virus “corona”, sino el del estatus?, cuestiona Eudaldo Báez Galib

💬Ver 0 comentarios