Félix Jiménez

Buscapié

Por Félix Jiménez
💬 0

Puerto Rico interrumpido

El diseño de un desastre se comprueba en su despliegue. Eso que venía ya vino y se torna humilde el ojo. Hay colores que se despegan poco a poco del conocimiento y comienza el ruido, el rumor, el olor que se queda, que nunca se quiso, pero que se queda.

Al noveno, al décimo día, las emociones —hay que decirlo— no se pueden controlar de las formas conocidas. Controlar ese rearreglo, esa búsqueda, ese estar en un lugar que no se reconoce y no se reconocerá, es apelar a un amor imposible.

Hay que aprender a querer de otras formas y estar parado en esquinas que se formaron con el despliegue de esa fuerza que vino y se fue.

Es más que diésel y gasolina y es menos. Es el sudor anticipado, la interrupción casi perpetua.

Y en medio de todo, nosotros, débiles y fuertes y preparados y confundidos y acostumbrados ya a esta normalidad pasajera.

Ese es el problema: acostumbrarse a la interrupción que ya es motivo de un nuevo arranque.

Sostenidos por los vientos que quedaron, nos vamos en este viaje inmenso. Se aprende que la oscuridad es posible y la asíntota de la felicidad alcanzable.

Que los supuestos del pasado están enterrados en la vida que ya no es.

Ya el despliegue le da fuerza a lo que queda y el desastre se fue. Hay que aprender a olvidar.

Se cayó el punto de los sueños y hay que aprender a olvidar. Se deshizó el nudo que nos mantenía vivos como vivíamos.

Y hay que aprender a soñar de otras formas y a relatar de otras formas. Y a olvidar lo que queríamos como si fuera lo más vital y recomponer las prioridades y despertar, despertar.

Hay una isla nueva que queda en este espacio, y hay que aprender a ser y estar sin prisa ni expectativas, hasta que se interrumpa la larga interrupción.

Con la fuerza posible, la que es tan fuerte como la que pasó por aquí, hay que hacerlo. Hay que aprender.

Otras columnas de Félix Jiménez

sábado, 9 de diciembre de 2017

Tentaciones de la noche y del día

El escritor Félix Jiménez declara que, tras el ciclón María, en Puerto Rico todos se han acostumbrado a desvivir viviendo, durmiendo mal y viviendo peor

sábado, 25 de noviembre de 2017

La luz llega o no llega

El escritor Félix Jiménez verbaliza las ansias de convertir en realidad un sueño casi intangible, como la llegada de la electricidad.

viernes, 20 de octubre de 2017

Dulce coco tras la tempestad

Félix Jiménez relata la fascinación de un niño por un helado en tiempos de las carencias después del golpe ciclónico

💬Ver 0 comentarios