Emilio Pantojas García

Punto de vista

Por Emilio Pantojas García
💬 0

Puerto Rico: la tormenta perfecta

Tuve que esperar casi medio siglo para escuchar el grito unánime de mi pueblo por la justicia y la equidad. Comencé mis estudios universitarios justo al comienzo de la alternancia bipartidista PNP-PPD (1969). 

La elección de un partido anexionista resultó en un proceso de polarización política y el auge del movimiento independentista/socialista. Eran tiempos de insurgencia, pensábamos que vivíamos los albores de la libertad y la justicia para “la principal colonia del principal imperio” del mundo, como decía uno de los líderes de ese movimiento. 

Eran tiempos de efervescencia política y optimismo generacional, no solo en Puerto Rico, sino en el mundo: el Mayo del 68 en Francia, la Primavera de Praga (1968), el puño en alto de Smith y Carlos afirmando el “poder negro” en las olimpiadas de México de 1968, la elección de Salvador Allende en Chile (1970). 

Creíamos que nos encontrábamos a las puertas de un nuevo mundo más justo y equitativo.  Pero no fue así. La represión y la falta de una base social sólida, restauraron “el orden”. Transcurriría más de medio siglo entre el discurso de Martin Luther King, “I have a dream” (1963), y la elección del primer presidente afro-americano Barak Obama (2008). Salvador Allende sería depuesto por un golpe militar, y el carpeteo y persecución de los independentistas puertorriqueños le cortó las alas a ese movimiento. Surgió, entonces, la alternancia acomodaticia y corrupta del PNPPD. Para muchos/as, la política se convirtió en negocio y el idealismo en cálculo de conveniencia.

En los noventa se inició la corrupción organizada, grupos como Empresarios con Rosselló se convirtieron en inversionistas políticos. Con diversas variantes ambos partidos gobernantes (PNP y PPD) se convirtieron en maquinarias corruptas que cobraban “comisiones” por otorgar contratos del gobierno para beneficio de los partidos o de funcionarios corruptos. Surgió una kakistocracia rentista, un gobierno de “los peores” cuyo objetivo es manejar los recaudos del erario para lucrarse personalmente. Por tres décadas presenciamos impotentes el latrocinio desparpajado de la clase política. 

Pero como en el libro de Sebastian Junger, “La tormenta perfecta”, hoy se combinan los elementos sociales, que no atmosféricos, para desatar la tormenta política que presenciamos: (1) El ELA fue abolido de dos plumazos: el caso el ELA versus Santos Valle y la ley Promesa. (2) El huracán María mostró al desnudo la pobreza y precariedad en que vive la inmensa mayoría de las/os puertorriqueñas/os. (3) El infame “chat” del gobernador descorre el velo de la corrupción, mostrando el desprecio, la burla y sentido de impunidad de la clase política ante el dolor del pueblo. 

Primero colapsaron la economía y las instituciones públicas. Hoy colapsa la legitimidad del gobierno y los partidos tradicionales. Al renunciar a la presidencia del PNP y a su candidatura a las elecciones de 2020, el gobernador reconoce su incapacidad de liderar su partido. ¿Por qué insiste en gobernar el país si tampoco es su líder? El pueblo grita a una sola voz #RickyRenuncia

Otras columnas de Emilio Pantojas García

viernes, 7 de febrero de 2020

La gran crisis y la estadidad

Al llegar la gran crisis, el gobierno del PNP probó ser el gran enemigo de la estadidad, dice Emilio Pantojas García

martes, 21 de enero de 2020

Y qué si Wanda Vázquez renuncia

Legalmente el Congreso puede intervenir cuando quiera y podemos concluir que, si la gobernadora renuncia, el vacío político que se creará lo llenarán “los americanos”, escribe Emilio Pantojas García

miércoles, 18 de diciembre de 2019

La bancarrota de la partidocracia

El partido que resulte ganador en 2020 gobernará un país dividido con un mandato minoritario y con una crisis político-económica para la cual no se encuentra solución, dice Emilio Pantojas García

💬Ver 0 comentarios