Aurelio Mercado

Tribuna Invitada

Por Aurelio Mercado
💬 0

Puerto Rico le ha perdido el respeto a los huracanes

Como dicen los americanos “we dodged the bullet”, al Irma no tocar tierra puertorriqueña. De haber seguido una trayectoria un poco más al sur, podríamos haber enfrentado mareas ciclónicas de 28 pies sobre el nivel promedio del mar en algún punto justo a la derecha de por dónde tocara tierra el ojo, no los cinco pies que se pronostican para la costa norte de la isla.

Esto me ha llevado a rememorar un pensamiento que llevo casi dos décadas pregonando sobre cómo en Puerto Rico se le ha perdido el respeto a los huracanes. A principios de la década de 1990 se preparó el primer Atlas de Mareas Ciclónicas de Puerto Rico, el que fue actualizado recientemente. El mismo mostraba las potenciales áreas inundables por agua de mar debido a huracanes de las cinco categorías. Se suponía que se utilizara para decidir lugares costeros a desalojar, y que no hubiera refugios en zonas potencialmente inundables.

Ese primer atlas se repartió a todas las oficinas de manejo de emergencias municipales. Incluyendo la estatal. Hace unos años me dedique a preguntar en algunas oficinas si usaban ese atlas y, increíblemente, no sabían de lo que yo hablaba. En casi todos los lugares me contestaron que utilizaban los “mapas de FEMA”. Situación peligrosa ya que es de harto conocido que los mapas de FEMA subestiman la marea ciclónica para huracanes intensos. Aparte de que usan un concepto no fácil de entender por el público en general, que es el evento de 100 años de recurrencia.

A diferencia, desde 2000-2003, cuando se creó el Programa de Alerta y Mitigación de Tsunamis de Puerto Rico, se hizo un tremendo trabajo educativo sobre esa “peligrosidad olvidada”, educación que fue complementada cuando ocurrió el tsunami del Océano Indico de 2004. Entonces noté que había ocurrido una “virazón”, y los huracanes pasaron a ser el peligro olvidado. Llegue a oír comentarios como que no había que preocuparse por los huracanes, sino por los tsunamis. Hasta el mismo gobierno tomó esa actitud, al seguir dando permisos de construcción bien cercanos a la orilla. Tremendo error, que ahora se está pagando por el aumento en el nivel del mar que se está comiendo la orilla, y por los huracanes, que se están haciendo más intensos. Todo esto debido al calentamiento del planeta.

No es de conocimiento general de que ya existe una actualización del Atlas de Marea Ciclónicas de Puerto Rico, actualizado usando dos modelos que han sido validados por muchos grupos de investigadores en todo el planeta. Lo que ahora hace falta es una estrategia educativa como la que usamos para los tsunamis hace 17 años, para ver si los huracanes vuelven a retomar el sitio que merecen como la amenaza más grande que anualmente enfrentamos en Puerto Rico.

Los mapas los pueden bajar a su computadora visitando la página http://coastalhazardspr.wordpress.com. Y estos nuevos mapas también consideran el aumento en el nivel delmar.

Además, allí encontraran material informativo, incluyendo el potencial impacto al aeropuerto Luis Muñoz Marín, y las plantas de la Autoridad de Energía Eléctrica en Jobos y Costa Sur (incluyendo EcoEléctrica). Es importantísimo reseñar que los mapas muestran la inundación por “agua muerta”, sin olas. El efecto de las olas es un trabajo que se lleva a cabo ahora mismo.

Ha sido un buen ejercicio de lo que pudo haber sido y no fue. Al igual de lo que fueron Hugo y Georges. Como dijera un manejador de emergencias en Holanda, “Señor, danos nuestro pan de cada día y de vez en cuando una inundación de manera que la gente recuerde el riesgo que aun enfrentan”. 

Otras columnas de Aurelio Mercado

martes, 5 de septiembre de 2017

Irma y la marea ciclónica

El oceanógrafo Aurelio Mercado explica cuáles son los factores de la marea ciclónica

💬Ver 0 comentarios