Orlando Pérez

Tribuna Invitada

Por Orlando Pérez
💬 0

Puerto Rico necesita más que nunca a los jóvenes

Puerto Rico necesita una infusión de talento, nueva sangre. Necesitamos que la juventud tome un paso adelante y se incorpore al rescate de este terruño. Debido a una crisis económica sin precedentes en la historia de los Estados Unidos, llevamos más de 12 años en recesión. Miles de puertorriqueños han emigrado hacia el Continente en busca de oportunidades de empleo durante la pasada década.

Esto ha dejado sin talento continuo a la isla. Sencillamente no contamos con los recursos humanos para salir del atolladero y, mucho menos, sostener cualquier recuperación económica a largo plazo. Es por eso que necesitamos que la juventud asuma un rol protagónico en la sociedad. Necesitamos una estrategia social para delinear las carreras en escases, como médicos, farmacéuticos, mecánicos, programadores, científicos y contables, entre otros, y enfocar a la juventud a realizar estudios en las mismas.

Es tiempo que la juventud, por medio de la academia, las organizaciones de desarrollo juvenil y otras entidades creen un conclave con el propósito de integrarse al rescate de Puerto Rico. En este histórico esfuerzo, el Estado, así como el Tercer Sector, tienen que ser proactivos fomentando la integración de la juventud al servicio público, al igual que al voluntariado, pieza angular para levantar las comunidades.

El estigmatismo del pasado, de que la juventud no está lista para asumir retos importantes, tiene que ser descartado. Sustituido por la realidad de que, sin este componente social, Puerto Rico no tiene ninguna oportunidad de salir adelante.

Luego de identificar las carreras de necesidades, es importante viabilizar los estudios en estas, mediante una unión entre la academia (universidades y entidades educativas post escuela secundaria) y las organizaciones de jóvenes. El gobierno debe tener su puesto en esto, pero la iniciativa tiene que salir de los jóvenes. Esa motivación por resaltar en la vida debe germinar de ellos.

El gobierno necesita a los jóvenes. Mientras miles de empleados públicos se retiran cada año, sea por haber alcanzado la edad para ello o por acogerse a mejores beneficios mediante las ventas que esta administración ha provisto, la realidad es que la brecha entre el talento que se va y el que viene aumenta por la sencilla razón de la experiencia.

Esa experiencia, vital en muchas áreas, es las que fomentamos en la Cámara de Representantes con los programas de verano y los internados legislativos. En estas plataformas, el joven aprende, de primera mano, como se desenvuelve el trabajo parlamentario, lo que facilita su incorporación al mismo luego de completar sus estudios.

Este formato debe ser emulado por la empresa privada. Sabemos que existen varias compañías que realizar programas similares, pero se necesita más programas, más oportunidades de aprender técnicas y profesiones que nos ayuden, porque el futuro de Puerto Rico está en manos de la juventud.

💬Ver 0 comentarios