Vicente Feliciano

Punto de vista

Por Vicente Feliciano
💬 0

Puerto Rico puede aprovechar los cambios en las farmacéuticas

Eventos recientes están forzando a la industria farmacéutica a repensar su estrategia de producción. Puerto Rico puede ser agresivo y tomar partido del río revuelto.

Por un lado, lo que los abogados llaman “actos de Dios”, están afectando la producción de distintas jurisdicciones. Podemos pensar en el huracán María, cuando varios productos médicos manufacturados en la isla comenzaron a escasear a nivel mundial. Ahora, existe la preocupación de que, con el coronavirus, los ingredientes activos que son insumo de la industria farmacéutica y de los cuales China es un gran productor lleguen a escasear.

Por otro lado, cambios en las políticas fiscales de los Estados Unidos alteraron los cálculos financieros de muchas empresas. El Tax Cuts and Jobs Act (TCJA) de diciembre del 2017 redujo los impuestos a los fabricantes que operan desde los Estados Unidos. Mientras, el TCJA aumentó los impuestos de las corporaciones de los Estados Unidos con operaciones fuera de los Estados Unidos. En paralelo, se está presionando al gobierno de Puerto Rico para que altere la Ley 154 que cobra un arbitrio, principalmente, al sector farmacéutico.

Esta combinación fuerza a las empresas a repensar su estrategia debido a que necesitan diversificar sus centros de producción. Si ya tienen producción en Puerto Rico, entonces quizás sea conveniente que la próxima operación se establezca en Irlanda o en Indiana. Contrario a, si no tiene operaciones en Puerto Rico, entonces quizás valga la pena establecerse en la Isla, aun en los casos en que no sea la jurisdicción con el mayor estimado de rendimiento.

Las empresas desean manufacturar a pesar de los imprevistos en una u otra jurisdicción. Si ocurre un nuevo desastre en Puerto Rico como fue el huracán María, entonces las empresas quieren poder seguir manufacturando en otra jurisdicción. Del mismo modo, si el coronavirus impacta fuertemente a Irlanda, las empresas quieren poder seguir manufacturando en otra jurisdicción.

Mientras, los cálculos de estimados de ganancias por jurisdicción cambiaron y continuarán cambiando como resultado de las modificaciones de impuestos. Anteriormente, manufacturar en los Estados Unidos acarreaba altas tasas contributivas. Eso ya no es el caso, por lo que Puerto Rico no puede competir exclusivamente ofreciendo bajos impuestos.

Por ejemplo, el gobierno de Puerto Rico puede apuntalar la posición de la industria farmacéutica mejorando la resiliencia de la isla ante un embate atmosférico. De ahí la importancia de las discusiones sobre los fondos de FEMA y CDBG. No podemos reconstruir lo que existía sino construir más resiliente para que el desplome post-huracán María no se repita.

Además, es necesario fortalecer el ecosistema de la industria. En la medida en que el sector farmacéutico en la isla sea un enclave de producción de medicamentos de marca, será inherentemente vulnerable. Se necesita ampliar la investigación científica, comenzando con pruebas clínicas. Se necesita ampliar la producción, particularmente en el campo de productos genéricos. Se requieren más proveedores que ofrezcan insumos a la industria.

Pero no todo es el gobierno. La Asociación de Industriales falló en no ofrecer alternativas a la Sección 936 hasta después que se eliminó. Hasta ahora, la Asociación de Industriales no ha ofrecido una alternativa a la Ley 154 ante su inminente modificación.

Estamos en una coyuntura que nos ofrece tanto oportunidades como amenazas. Vamos a aprovecharla.

Otras columnas de Vicente Feliciano

miércoles, 25 de marzo de 2020

Transicionando hacia el trabajo

Vicente Feliciano recomienda medidas para reanudar las actividades laborales de forma paulatina y cautelosa

miércoles, 26 de febrero de 2020

Dos estudios de créditos contributivos al cine

Si fuera apropiado subsidiar a la industria de cine en un 50%, entonces ciertamente sería apropiado subsidiar en un 50% al turismo y la manufactura, plantea Vicente Feliciano

💬Ver 0 comentarios