Esteban Pagán Rivera

Prórroga

Por Esteban Pagán Rivera
💬 0

Puerto Rico puede cantar victoria en los Juegos Panamericanos

Con cuatro días de competencia aún en el calendario, Puerto Rico puede catalogar como exitosa su participación en los Juegos Panamericanos de Lima 2019.

La delegación boricua amaneció ayer con cuatro medallas de oro. Al momento de escribir estas líneas, Adriana Díaz aún no había jugado su final de sencillos, lo que podría darle a la isla una quinta presea dorada.

Lo maravilloso del deportes es que casi todo es cuantificable, y los números no mienten: Puerto Rico mejoró su participación en los Panamericanos cuando se compara a la última edición, Toronto 2015.

En Toronto, Puerto Rico ganó una de oro, solo una de plata y 13 de bronce para un total de 15 y la posición 17 en el medallero. Ayer, Puerto Rico amaneció en la posición 12 con cuatro de oro, dos de plata y siete bronce, con varias preseas aún en juego —como en tenis de mesa.

Los detractores —siempre los hay— podrían decir que el nivel competitivo en Lima es menor al de Toronto, donde Estados Unidos envió un equipo más fuerte por la cercanía de la sede y las seguridades que ofrecía.

Además, en Lima, hay que considerar la estrepitosa caída de la delegación de Venezuela por la crisis que vive su país, y los recortes en ayudas económicas que han sufrido los atletas de México y el efecto que eso pudo tener en sus desempeños.

Pero los atletas puertorriqueños también han enfrentado sus dificultades en los últimos cuatro años con drásticas mermas en sus ayudas.

Como ejemplo, el Programa de Alto Rendimiento a Tiempo Completo, adscrito al Departamento de Recreación y Deportes y que ayuda económicamente a un grupo seleccionado de atletas, vio una reducción en presupuesto de $1.8 millones en el 2015 a $254,000 este año. La partida de este año tuvo que ser repartida entre 26 atletas.

A eso se le suma la ya reportada incertidumbre que ha vivido el Comité Olímpico de Puerto Rico en cuanto a las aportaciones gubernamentales que recibe. Y, como si fuera poco, los Juegos Panamericanos arrancaron en medio de la peor crisis política en la historia de Puerto Rico. Todos los ojos del país estaban en La Fortaleza, y muy pocos en Lima.

Expongo estos datos para establecer que las condiciones para los atletas puertorriqueños no han mejorado, ni mucho menos se han estabilizado, en los últimos cuatro años.

Por tal razón, todas estas medallas son dignas de celebración y orgullo. Todo el crédito va para unos atletas que se pudieron haber quedado de brazos cruzados en sus casas ante los recortes en sus ayudas, pero que decidieron ir a Lima y representarnos de la manera más digna posible, sin excusas.

Otras columnas de Esteban Pagán Rivera

jueves, 1 de agosto de 2019

Los atletas de México se sobreponen a la corrupción y recortes

Antes de que arrancaran los Juegos Panamericanos de Lima, trabajé en la preparación de un reportaje que publicó en los medios que pertenecen al Grupo de Diarios de América (GDA). Como parte del trabajo realizado, cada país del GDA tenía que enviar un estimado de medallas que ganaría su delegación en Lima.

jueves, 25 de julio de 2019

Las limitaciones de los atletas ante la crisis

La clase artística y los deportistas del país son considerados tesoros nacionales de Puerto Rico. Siempre ha resultado fascinante que un territorio tan pequeño, un 100 x 35, pueda producir estrellas de calibre mundial en estos ámbitos.

💬Ver 0 comentarios