José L. Bolívar Fresneda

Punto de Vista

Por José L. Bolívar Fresneda
💬 0

Puerto Rico puede superar su crisis

En la capital estadounidense, múltiples grúas asisten en la construcción de viviendas y comercios. El tren sigue su expansión en ruta al aeropuerto de Dulles. La actividad económica es palpable.

Otras ciudades en Estados Unidos muestran crecimientos similares. Lo vemos reflejado en indicadores como el alza en la bolsa de valores, y la baja tasa de interés y la del desempleo.

Sin embargo, si nos comparamos con estos índices, nuestra economía luce desastrosa. No es necesario repasar las estadísticas económicas para saber dónde nos encontramos. Un viaje por la avenida Central o la Ponce de León lo evidencia. Vemos locales vacíos y abandonados en sitios donde antes había comercios vibrantes. La cantidad de personas que caminan por estos lugares es mínima, por falta de negocios abiertos o por miedo a la creciente criminalidad.

Ante tal ambiente y las noticias que proyectamos al exterior, es imperativo que el sector privado y el público trabajen juntos en armonía.

¿Qué podemos hacer para contrarrestar la situación tan precaria en que nos encontramos? Lo primero es que el sector público deje al lado las pugnas por la repartición de puestos. Hay que crear una campaña de medios para contrarrestar las nefastas noticias que a diario se publican y son discutidas en los foros más importantes de la economía.

Hace falta una reestructuración de gobierno para prevenir la rampante corrupción que a diario nos arropa y que, de no ser por el Negociado Federal de Investigaciones (FBI), no se destaparía. Hay que tener un gobierno más ágil y que pueda ser socio activo en proyectarles a los inversionistas que hacer negocios en la isla no es como visitar de emergencia al dentista.

La Asociación de Industriales de Puerto Rico ha señalado propuestas concretas de procesos que deben mejorarse. Veamos, por ejemplo, los cuatro saltos que tienen que dar los industriales para someterle a la Compañía de Fomento Industrial (Pridco) copia de los informes anuales. A esto se suma que los $300 que cobran por la solicitud no se pueden pagar con un cheque corporativo o con una tarjeta de crédito; requiere un cheque de gerente, cosa que a compañías como Amazon nunca se les ocurriría. Por otro lado, hay que preparar tres copias para ser sometidas a Pridco, la oficina de exención contributiva (localizada en el mismo edificio que Pridco) y otra para el Departamento de Hacienda. ¿No sería más productivo y seguro hacer toda esta transacción por internet? ¿Qué previene que soluciones tan fáciles de implementar no se hagan? Si “Puerto Rico está abierto para hacer negocios” deberíamos comenzar con encontrar soluciones ágiles a contratiempos como estos.

Puerto Rico sí puede superar esta crisis. Lo hemos hecho antes. Lo que necesitamos de manera urgente son líderes visionarios y con la capacidad de trabajar mano a mano con acciones concretas con el sector privado. Si no lo logramos seguiremos con el juego de “un pasito hacia ‘delante ydos hacia atrás”.

Otras columnas de José L. Bolívar Fresneda

💬Ver 0 comentarios