Vicente Feliciano

Tribuna invitada

Por Vicente Feliciano
💬 0

Puerto Rico se recuperará de la quiebra

Al final se impuso la ley física que establece que si no hay dinero, no hay dinero.

Tiempo después de ser electo gobernador de Puerto Rico, Alejandro García Padilla afirmó categóricamente que en Coamo le habían enseñado que las deudas se pagaban. En el verano de 2015 sostuvo que la deuda del Gobierno de Puerto Rico era impagable. Durante la campaña electoral, el candidato a la gobernación Ricardo Rosselló prometió a grupos de bonistas que su Administración pagaría la deuda del Gobierno en su totalidad, no impactaría las pensiones de los retirados y no despediría a empleados públicos. La Administración Rosselló se apresta a hacer recortes a las pensiones, a despedir empleados transitorios y a solicitarle a la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) la radicación de una petición Título III de PROMESA, o sea, de quiebra.

Excepto por los economistas externos contratados por los bonistas, existe consenso entre los economistas de fuera de Puerto Rico en la necesidad de iniciar la restructuración de la deuda bajo un proceso de quiebra. Estos incluyen al Premio Nobel Joseph Stiglitz y la exfuncionaria del Fondo Monetario Internacional Anne Krueger. Excepto por Carlos Colón de Armas, existe consenso entre los economistas del patio en la necesidad de restructuración de deuda y el proceso de quiebra.

Como una cirugía, el proceso de quiebra no es algo que se recibe con alegría. Más bien es algo que se acomete como necesario, lamentable e inevitable. Al igual que un enfermo que inicialmente trata ejercicio y dieta, para luego pasar a pastillas y finalmente a aceptar la cirugía, Puerto Rico ha tratado. Contrario a Detroit que se negó a pagar, Puerto Rico ha hecho un esfuerzo por pagar. El problema no ha sido voluntad para pagar sino capacidad para pagar.

Por ejemplo, Detroit se negó a modificar las pensiones de los empleados públicos. La ley de pensiones de 2013 de Puerto Rico fue más agresiva que la declarada inconstitucional en Illinois y que la impuesta por el Tribunal de Quiebras en Detroit. Y la Administración Rosselló se ha comprometido con recortes adicionales a los sistemas de pensiones. Aun así, el dinero no da.

Aun cuando se determine cuánto puede pagar el Gobierno de Puerto Rico, queda por establecer la distribución entre los bonistas. Los bonistas de Obligaciones Generales y los COFINA senior están encontrados entre sí. En lo que están de acuerdo ambos es solicitar que no se le pague un centavo a los COFINA subordinados y a otros tipos de bonos, la mayoría propiedad de bonistas del patio, hasta que no se les pague a ellos.

La cirugía es una etapa en el proceso de recuperación. El proceso de quiebra de Detroit tomó casi año y medio (julio 2013 a diciembre 2014) y resultó en recortes significativos a la deuda. Un año después de emerger del proceso de quiebra, Detroit daba señales de recuperación. La quiebra de Puerto Rico es más compleja, pero la eventual recuperación será similar.

Otras columnas de Vicente Feliciano

sábado, 8 de septiembre de 2018

Cómo estabilizar a Venezuela

El economista Vicente Feliciano analiza la crisis económica en Venezuela y plantea que una salida del actual president no sería suficiente para enderezar ese país suramericano.

martes, 24 de julio de 2018

Informe sesgado sobre la Ley Jones

El economista Vicente Feliciano explica el impacto de la Ley de Cabotaje en Puerto Rico, refutando une studio reciente

💬Ver 0 comentarios