Elizabeth Plaza

Punto de Vista

Por Elizabeth Plaza
💬 0

Puerto Rico tiene que estar por encima de todo

Una mujer con imaginación es una mujer que no solo sabe proyectar la vida de una familia, la de una sociedad, sino también el futuro de un milenio”. (Rigoberta Menchú, Premio Nobel de la Paz, 1992).

La igualdad de género es  fundamental para el crecimiento económico en todo  país.  En los países líderes en desarrollo y calidad de vida, la mujer disfruta de plena igualdad y respeto.

La mujer puertorriqueña representa más de la mitad de la población del país, recibimos más grados universitarios y siempre hemos trabajado fuerte en nuestras profesiones y empresas, por nuestras familias y comunidades, compartiendo múltiples responsabilidades y roles con dedicación, muchas veces con poco descanso y altos niveles de estrés. Sin quejarnos. Con pasión, entrega y orgullo. Nuestra satisfacción es disfrutar el resultado de nuestro esfuerzo, ver a nuestros hijos crecer con valores y  triunfar, y proveer para las necesidades de los que dependen de nosotras.

El respeto a la mujer se violenta a diario con el contenido de géneros musicales, anuncios, vídeos, programas y expresiones de líderes donde se explota la integridad de la figura femenina. Estos actos infligen daño a la mujer,  representan un modelo equivocado para nuestros hijos y socavan el respeto fundamental en toda sociedad.  El maltrato a la mujer, ya sea emocional, verbal o físico,  daña a la mujer, y  marca a sus hijos y al futuro de su país.

Mientras nuevas economías despuntan y superan a Puerto Rico y  Estados Unidos, tenemos que destacar el respeto y la igualdad de la mujer.  Siempre me he sentido orgullosa de ser puertorriqueña, americana y, sobre todo, de ser mujer.  Si la figura femenina fue escogida para dar  vida, y recibimos las bendiciones de la educación y el privilegio del trabajo aportando a nuestra economía, nos consterna que todavía suframos los trastornos que los países menos desarrollados infligen a la mujer.

Dentro de la misión del Capítulo de la Mujer Industrial de PRMA, y considerando la gran tensión que arropa a Puerto Rico, estamos llamadas a seguir enfocadas en proteger a nuestras familias, comunidades, trabajos, y a nosotras mismas.  Ante los ataques recientes que añaden a las tribulaciones históricas que pensábamos habíamos superado, las exhortamos a poner el futuro de Puerto Rico por encima de todo, y a ejercer el liderazgo natural que poseemos y que nuestros roles requieren. A la misma vez, que lo elevemos a la altura que exigen los tiempos, enfocándonos en lo que merecen nuestras familias y nuestro país.

Hemos crecido en una democracia con derechos, libertad y oportunidades. Nosotras tenemos la opción de seguir en pie de lucha, asertivas, con dignidad, frente en alto, dando ejemplo de que la mujer puertorriqueña no se amilana, no se doblega, no se rinde ante ningún atropello directo ni indirecto.  

Las invito a unirnos para encontrar soluciones viables a los retos que enfrentamos, y a ser firmes y consecuentes en el ejercicio de los valores y principios básicos que deben regir nuestra sociedad. 

Otras columnas de Elizabeth Plaza

💬Ver 0 comentarios