Andrés Rúa González

Punto de vista

Por Andrés Rúa González
💬 0

Puerto Rico, un recurso natural en el olvido

Este espacio geográfico que llamamos Puerto Rico, cuna de nuestra sociedad, está compuesto por un grupo de picos que con el pasar de los siglos se han cubierto de flora y que emergen entre dos grandes cuerpos de agua. Gracias a esa flora todos los demás seres vivos podemos existir en estas islas y en ellas disfrutamos de cierta calidad de vida que no todas las regiones del mundo tienen la dicha de disfrutar. Pero, ¿cuál es nuestra responsabilidad con el archipiélago de Puerto Rico?

Como puertorriqueño siento una gran frustración y coraje cuando veo a quienes han tenido la oportunidad de velar por Puerto Rico actuando con total desprecio hacia estas tierras y sus recursos, y hacia las personas que vivimos y respetamos este hábitat. La isla grande de Puerto Rico es una isla pequeña con escasos recursos naturales, eso es lo que nos han dicho y es una realidad. Por ello tenemos que manejarlos de manera sabia. Esta generación tiene la responsabilidad de hacerlo y de dar continuidad a los trabajos de campo que se llevaron a cabo a lo largo del siglo XX, y que hemos echado al olvido. Es urgente que manejemos los recursos de este archipiélago con el mayor de los cuidados para garantizar que futuras generaciones también puedan disfrutarlos.

Pareciera contradictorio, pero los esfuerzos dirigidos a la conservación deben a su vez promover el sano aprovechamiento de los recursos naturales para bien de todos. Esto conlleva una gran responsabilidad y madurez como sociedad. Hemos perdido contacto con la naturaleza y hemos confundido el manejo y aprovechamiento con la explotación irresponsable del planeta. Esto gracias al mal juicio de personas con intereses que no han sido compatibles con el bienestar de nuestra sociedad y de nuestra ecología.

La renuncia de la licenciada Tania Vázquez como secretaria del DRNA presenta la oportunidad de nombrar a una persona que tome en serio su juramento, nuestra Constitución y nuestras leyes. En momentos de tantos cambios en nuestro entorno natural, y observando el impacto a las comunidades, no tenemos mucho margen de error. Como sociedad hemos cometido demasiados desaciertos que le costaron y le costarán mucho a Puerto Rico. Opino que uno de los más absurdos fue permitir que cientos de miles de troncos fueran triturados sin darle espacio a los aserraderos a aprovechar la madera.

Los cambios que sufrirá la isla grande entre los próximos 10 a 20 años y el impacto negativo que tendrán a los recursos naturales y las comunidades, deben ser motivo de preocupación para el gobierno de Puerto Rico y motivación suficiente para nombrar a alguien que pueda dirigir esfuerzos para minimizar estos impactos. Cada día se hace más necesario el manejo inteligente de los recursos naturales, dada la alta demanda motivada por el crecimiento poblacional en el planeta. Muchos países productores ya sienten el impacto negativo que ha causado la sobre-cosecha y explotación desmedida de los recursos naturales. 

Es imperativo que quien sea llamado a dirigir el DRNA también pueda ayudar en el desarrollo socioeconómico sostenible y que pueda servir como puente comunicador entre gobierno, comunidad, industria y organizaciones. Es justo y necesario pedir que se considere para este nombramiento a una persona que tenga la capacidad y el conocimiento necesario para entender los cambios que se avecinan y que pueda reconocer la importancia que tienen los recursos naturales para una sociedad y también para su economía. Sea quien sea la persona, pedimos que ayude a trazar la ruta hacia un mejor manejo y cuidado de todos nuestros recursos naturales.

Otras columnas de Andrés Rúa González

💬Ver 0 comentarios