Xiomara Feliberty Casiano.
💬 0

Puños arriba en Puerto Rico

Sería imposible pensar en un evento atmosférico, como el huracán María, sin personalizarlo. Es inevitable ver puños, dientes y hasta escuchar gritos de voces desgarradas en la naturaleza que nos arrebató el Puerto Rico conocido.

Mi tía lo pintaría con palabras, “hojas de otoño en Puerto Rico, donde la arena parece nieve, es como el invierno no esperado en una isla tropical”.

Los vientos y la lluvia que destrozaron varias islas del Caribe no necesitan hipérboles; las imágenes y testimonios serían suficientes para resumir nuestros cinco siglos de soledades.

Mientras en Puerto Rico, se apagaban las luces con sopetones y marejadas de lodo, la diáspora se conectaba con manos sudadas a las redes.

Se perdía la comunicación con la Patria, la Matria, y sus seres encarnados. Acá, desde el otro lado, veíamos –en cobertura simultánea–, cómo se organizaban miles para salvar a los sobrevivientes del terremoto del día 19 de septiembre en México. Las masas se acumulaban en un orden pasmoso con puños hacia arriba, para indicar el silencio. Los rescatistas esperaban ese sonido que despertara la algarabía ante la esperanza de vida.

Para ellos, el silencio indicaba posibilidad y para nosotros, los hijos e hijas de Boriquén, en tierras ajenas, representaba la espera con troncos en el pecho.

Nunca había estado días sin comunicarme con mi gente. Mi memoria cercana perdió el registro del silencio cuando escuchó un “Estamos bien” de los amados.

Es mucha la impotencia y son muchas las lágrimas no derramadas en una rutina con horario fijo, como las paradas del tren. Este mundo no se detiene ante el dolor silenciado.

Al menos, el 45 no ha pisado mi suelo ni minimizado nuestra tragedia. Esperen. Silencio. Eso, también sucedió.

Otras columnas de Xiomara Feliberty Casiano.

jueves, 4 de abril de 2019

El banquete

Xiomara Feliberty cuestiona de qué vale contestarle al presidente Trump por tuits, si no se proyecta estabilidad y consenso en el país

jueves, 7 de marzo de 2019

Los cazadores no invisibles

Xiomara Feliberty-Casiano comparte una leyenda nicaragüense sobre cazadores bendecidos por dioses, pero dominados por la avaricia

jueves, 7 de febrero de 2019

El estado de la cuestión

Xiomara Feliberty Casiano analiza el mensaje de Trump sobre el estado de la nación desde la perspectiva de sus alumnos en Boston

💬Ver 0 comentarios