Ángel Peña Ramírez

Tribuna Invitada

Por Ángel Peña Ramírez
💬 0

¿Qué aprendimos en el año que se va?

En tres días caerá el telón para el año 2017, uno que sin lugar a duda permanecerá en nuestra memoria colectiva por décadas. Jamás podremos mencionar el 2017 sin pensar en el impacto que tuvieron los huracanes Irma y María en nuestra sociedad. La vida en Puerto Rico no ha sido la misma desde los eventos de septiembre.

¿Qué aprendimos en el 2017? Mucho. Primero aprendimos, nuevamente, que somos una colonia, sin ningún poder politico, y por eso nos tenemos que conformar a suplicar en el Congreso en vez de exigir. La imposición de la Junta de Supervisión Fiscal, sus decisiones arbitrarias y contra las plataformas democráticas fue el más claro ejemplo de esa falta de voto.

Esta falta de poder volvió a salir a la luz pública cuando hace unos días, el Congreso aprobó una histórica reforma contributiva, que afecta a la isla grandemente, sin tan siquiera contar con nuestro consentimiento o ‘input’. Eso es la verdadera expresión del colonialismo.

Aprendimos que el gobierno tiene y debe modernizarse para beneficio del pueblo. Las estructuras arcaicas y la burocracia no tienen ninguna cabida en el Puerto Rico de la segunda década del siglo XXI. Por eso, esta administración, junto con el liderato de nuestro presidente, Carlos ‘Johnny’ Méndez, ha establecido un abarcador programa de restructuración con el fin de agilizar las agencias para que se provea ayuda directa al ciudadano.

Aprendimos que muchas leyes tienen que ser cambiadas para atemperarse a la realidad que vivimos. Reglamentación sobre la adopción, procesos de casos civiles y criminales y hasta la implementación de nuevos mecanismos para la transparencia gubernamental fueron algunas de las iniciativas que se trabajaron este año.

Sobre todo, aprendimos que somos vulnerables a los desastres naturales. Ninguna generación de puertorriqueños viva había experimentado el azote de un huracán categoría 4. María cambió nuestras vidas, pero María también nos dio muchas lecciones. Aprendimos que no estamos solos. Miles de personas, alrededor de todo el mundo, vinieron a nuestra isla para ayudarnos. Los que no pudieron venir, enviaron cientos de miles de cajas de suministros.

Aprendimos que nuestra nación, los Estados Unidos, jamás nos dejó solos. La ayuda brindada nunca podrá ser olvidada por este pueblo.

Aprendimos que el sistema eléctrico era uno anticuado y sin la capacidad de recuperación ante un fenómeno como María. Tenemos y vamos a cambiar eso. Este será el legado de esta generación a las futuras generaciones.

Aprendimos que las comunicaciones son vitales para la sociedad. Todos tendremos en nuestra mente, por mucho tiempo, las filas enormes de autos en lugares donde había una torre de celular funcionando solo para hacer una llamada. Tenemos y vamos a modernizar la red de telecomunicaciones en la isla, ese es un compromiso que tenemos.

Finalmente, María nos enseñó que todos dependemos, de alguna forma u otra, de nuestras comunidades. Los vecinos se convirtieron en parte de la familia y eso tenemos que atesorarlo.

Han sido muchas las lecciones que el 2017 nos ha dejado y, mientras miramos al 2018 con la esperanza de un nuevo comienzo, plasmamos en su firmamento los planes para prevenir otra catástrofe como María. 

Otras columnas de Ángel Peña Ramírez

viernes, 23 de febrero de 2018

El empleo en tiempos de María

El representante Ángel Peña Ramírez aborda el reto de buscarles trabajo a las personas desplazadas por el cierre de sus comercios debido a los huracanes

💬Ver 0 comentarios