Andrés Fortuño Ramírez

Punto de vista

Por Andrés Fortuño Ramírez
💬 0

Que comience la carrera

Ya puestos a descansar los esqueletos y las brujas, los puertorriqueños en la diáspora comenzamos nuestro ritual navideño. Más que enfocarnos en el relleno del pavo o en comprar guirnaldas de colores, nos desbocamos por conseguir pasajes a buen precio para pasar las Navidades en Puerto Rico.

Para algunos, esta búsqueda comienza en agosto o septiembre. Pero los que nos dejamos llevar por los desatinados rumores de que los precios van a bajar, arrastramos nuestra esperanza hasta mediados de noviembre. Saboreando día a día ese amargo after-taste que deja la incertidumbre.

Mientras exprimimos las computadoras en búsqueda de vuelos, nos van llegando mensajes de amigos celebrando que ya los consiguieron. Es ahí cuando se pone buena la cosa. Como si se tratara de la carrera del pavo, corremos a abrir cuanto site de viaje aparece. Hasta consideramos viajar en esa línea aérea en la que juramos no volver a montarnos.

Catorce ventanas abiertas, gotas de sudor en la frente. Tienes sed, pero no puedes despegarte de la pantalla. Finalmente, tras varias horas de hacer malabares entre costos y horarios, encuentras una oferta relativamente razonable. Sin parsimonia alguna y con toda la fuerza que tiene el dedo, aprietas el botón de comprar. Grito, shock y la pregunta, ¿qué pasó? Se venció el tiempo de activación de la página y tienes que empezar de nuevo.

Por alguna razón, quizás confiados en que en noviembre comienza a activarse la magia navideña, uno decide hacer un último intento. Respiras profundo. Regresas al site donde fuiste un casi ganador, y de pronto, como estrella de Belén en el firmamento digital, aparece brillando la opción que tanto estabas buscando.

Hundes la tecla de “enter” como si dijera Merry Chistmas y “pin” tu vuelo está confirmado.

Exhausto, juras que el año que viene comenzarás más temprano. Pero por ahora, le restriegas al mundo entero tu triunfo con un simple texto en las redes sociales: “Isla mía, ahí te llego estas Navidades”.

Otras columnas de Andrés Fortuño Ramírez

miércoles, 18 de marzo de 2020

Cumpleaños sin velitas

Andrés Fortuño Ramírez narra cómo la vida cotidiana se ha afectado con el coronavirus

martes, 3 de marzo de 2020

La experiencia religiosa

Andrés Fortuño Ramírez añora los valores sociales y familiares de los días de la Cuaresma en su niñez

miércoles, 19 de febrero de 2020

¿Necesitas algo?

La realidad es que nada se compara con un gesto verdadero y concreto, más allá de preguntar por las necesidades del prójimo escribe Andrés Fortuño Ramírez

💬Ver 0 comentarios