Carlos M. Rodríguez

Punto de vista

Por Carlos M. Rodríguez
💬 0

¿Qué ejemplo le estamos dando a nuestra juventud?

Recuerdo a mi papá como una persona vertical, que nos enseñó con su ejemplo valores, lo que era el respeto y el trato digno a todas las personas sin importar quienes fueran y si estaba de acuerdo con ellas o no.

Pocas veces lo vi enfadado. Sentía que tenía las respuestas correctas a las preguntas más difíciles que le hacía. Era una persona que admiraba. Más adelante, lo mismo ocurrió con mis maestros. Luego, siendo padre me tocó a mí la enseñanza a mis hijos de estos mismos valores.

Así las cosas, espero y esperaba los mismos atributos en los líderes del sector público que han tenido en sus manos decisiones que han impactado a generaciones, tanto las presentes como las futuras.

Puerto Rico ha tenido sus triunfos y desaciertos a través de su historia. Sin embargo, la mayoría de los líderes del sector público se han desempeñado con los valores éticos y profesionales que nosotros esperaríamos de ellos. Esto no quiere decir que estemos de acuerdo en todas las decisiones y/o direcciones que pudiesen tomar. Significa que el diálogo se haría en un ambiente de respeto, tanto personal como profesional.

En estos días hemos visto un comportamiento y unas aseveraciones, no solo del gobernador Ricardo Rosselló, sino también de miembros de su equipo de trabajo, que nos tienen avergonzados. Este comportamiento, los escritos publicados en los medios noticiosos, tanto en Puerto Rico como en Estados Unidos, no representa los valores aceptables para nosotros en el sector privado, y mucho menos en la Asociación de Industriales.

Nosotros repudiamos enérgicamente esta tragedia por la cual atraviesa nuestro país. Nos preocupa por múltiples razones.

¿Qué ejemplo le estamos dando a nuestra juventud? ¿Qué valores deben emular? La lectura del nefasto chat está disponible para que nuestra juventud lea- sin nada de filtros- el comportamiento de los líderes más prominentes del sector público. Está en nosotros- el sector privado- demostrarle a nuestra juventud que este comportamiento es inaceptable y que resulta en serias consecuencias.

Sin embargo, nuestra precaria situación económica después del huracán María se verá también afectada. Estamos ya hace varios años negociando con la administración del presidente Donald Trump las ayudas federales para reconstruir nuestra economía. El crecimiento económico proyectado en el Plan Fiscal está basado en este capital. ¿Qué impacto tendrá la noticia de nuestra “mafia institucional” y de la rampante corrupción en este pedido? ¿Continuará el FBI haciendo arrestos que se publicarían en los medios noticiosos? ¿Nos seguirá arropando el gran monstro de la incertidumbre?

Revertir esta ola (o más bien tsunami) de noticas adversas requerirá un gran esfuerzo de todos los sectores del país. Volver a restablecer nuestra credibilidad requerirá cambios estructurales en las instituciones gubernamentales. Es imperativo usar esta coyuntura para hacer los cambios que sean necesarios. Esto significa eliminar ineficiencias, establecer controles adecuados, implementar modelos de productividad y trabajar con un presupuesto balanceado, entre otros. De no hacerlo, o de implementar cambios cosméticos únicamente, volveremos a caer en la misma encrucijada.

No nos dejemos engañar, los valores están en nuestra formación, no se logran de un día para otro. Es imposible gobernar al país cuando no hay valores y se les ha faltado el respeto a sus instituciones.


Otras columnas de Carlos M. Rodríguez

miércoles, 13 de noviembre de 2019

La importancia de la manufactura en Puerto Rico

Aun si el número de empleos fueran iguales en los sectores de la manufactura y el turismo, el impacto de la manufactura es muchísimo mayor que el de turismo, por ser los salarios mucho más altos, plantea Carlos M. Rodríguez

💬Ver 0 comentarios