Miried González Rodríguez

Desde la Diáspora

Por Miried González Rodríguez
💬 0

Que el brillo de la Navidad no lastime los ojos

En estas Navidades hay mucho por qué celebrar. Los puertorriqueños no perdemos la oportunidad de reunirnos en familia, agradecer, y siempre hacerlo mejor. Esto incluye la comida, la bebida y las fiestas con todo lo que integran. Sin embargo, mantengamos las debidas precauciones para disfrutar actividades felices y en paz. Hay que tener mucho cuidado con la pirotecnia, y las quemaduras y accidentes que pueden provocar en las manos, la cara y los ojos.

Se exhorta a las personas a manejar con cuidado la pirotecnia y los juguetes para prevenir lesiones oculares que puedan ocasionar daños irreversibles a la visión. Si ocurre una herida en un ojo, la Asociación Americana de Optometría (AOA) recomienda acudir de inmediato a su doctor de los ojos más cercano o a un centro de emergencia.

Según la Comisión para la Seguridad, en los Productos del Consumidor de Estados Unidos hubo cuatro muertes y 11,100 heridos en Estados Unidos en 2016 por fuegos artificiales. El 9% de las heridas fue en los ojos y el 33% en las manos y los dedos. Una tercera parte de los heridos fueron niños de 15 años o menos.

El Centro para el Control de Enfermedades en Atlanta (CDC) explica que los fuegos artificiales pueden causar la muerte, y heridas que incluyen quemaduras, contusiones, laceraciones y objetos extraños en el ojo. Debemos tomar la opción de protegernos, así como a nuestros familiares y niños, también para disfrutar de los fuegos artificiales sin salir heridos.

La AOA y el CDC recomiendan que:

Discuta los parámetros de disfrute y seguridad de los fuegos artificiales con sus niños antes de asistir a una fiesta.        

Nunca deje a un niño solo jugando o encendiendo los fuegos artificiales.

Colóquese protección adecuada en los ojos, como gafas de seguridad para articular pirotecnia.

Evite comprar pirotecnia envuelta en papel marrón. Esto indica que fueron alterados y no provienen de una fábrica que los certifica como hechos por profesionales. Pueden ser peligrosos.

Guarde los fuegos artificiales y encendedores fuera del alcance de los niños.

Asegúrese de que usted y los niños observan los fuegos artificiales a una distancia prudente.

Si ocurre una herida, golpe, quemadura o contusión llame de inmediato al 9-1-1.

Tome en consideración que las hermosas y brillantes luces de bengala también son peligrosas. Son las causantes número uno de las quemaduras que llegan a la sala de emergencias. Utilícelas con cuidado y alejadas de la cara y los ojos.

Nuevamente, si ocurre una herida en los ojos debe acudir de inmediato a recibir atención con un optómetra u oftalmólogo, o acuda a una sala de emergencia. En lo que recibe atención médica puede enjuagarse con agua limpia o aplicarse presión. Nunca intente sacarse un objeto extraño de los ojos y evite tomar medicamentos contra el dolor como ibuprofeno o aspirina porque pueden licuar la sangre.

No dejemos que la alegría se vaya a pique por no manejar los fuegos artificiales de manera segura. Felicidades.

Otras columnas de Miried González Rodríguez

domingo, 13 de mayo de 2018

María no pudo con el amor de madre

Miried González Rodríguez, comunicadora y educadora en salud, comparte vivencias del afecto incondicional de su madre

💬Ver 0 comentarios