Ángel Enrique Alemán

Punto de Vista

Por Ángel Enrique Alemán
💬 0

Que el miedo al COVID-19 no te nuble la empatía

Los factores psicológicos son primordiales para comprender y manejar el aumento de la estigmatización y la xenofobia que ocurren cuando las personas se ven amenazadas por una pandemia como el COVID-19.

Los afectados por el virus pueden ser blanco de estigma social y rechazo por sus comunidades. Los contagiados pueden culparse a sí mismos y se les puede impedir que regresen a sus hogares o lugares de trabajo aún cuando se hayan mejorado y pasado la cuarentena correspondiente. Las investigaciones indican que un paciente que está completamente recuperado de COVID-19 ya no es infeccioso, y no debe ser tratado de manera diferente a sus colegas.

La experiencia de los trabajadores esenciales durante la pandemia es a la vez aislante y estigmatizante. Muchos se han mostrado afectados por las reacciones de amigos y familiares, los cuales, luego de tildarlos de héroes y aplaudirlos en las redes sociales, los estigmatizan y los aíslan aún más. 

Según el Dr. Steven Taylor, autor del libro “The Psychology of Pandemics”, durante los brotes de enfermedades infecciosas graves como el COVID-19, el estigma social contra grupos particulares, como lo son los trabajadores esenciales y minorías asiáticas en la isla, puede tener efectos devastadores.

El estigma puede provocar los efectos siguientes: (1) es estresante y angustiante; (2) crea barreras para la atención médica; por ejemplo, las preocupaciones sobre la discriminación de los proveedores de atención médica pueden disuadir a las personas de buscar atención; (3) puede conducir a la marginación social, lo que podría exacerbar la pobreza y la negligencia, reduciendo así la detección y el tratamiento tempranos y favoreciendo la propagación de la pandemia; (4) las personas estigmatizadas pueden desconfiar de las autoridades de salud y resistir la cooperación durante una emergencia de salud pública; y, (5) el estigma puede distorsionar las percepciones públicas de riesgo, lo que resulta en ansiedad, evitación, y costos económicos indebidos. Un ejemplo de esto sería el miedo y evitación de muchos puertorriqueños a comer en restaurantes chinos, los cuales han experimentado una merma de hasta un 50% en sus ventas. 

Los pacientes actualmente afectados por el COVID-19, aquellos ya recuperados, y los trabajadores esenciales sufren los embates del estigma y experimentan respuestas psicológicas con relación al estrés, como lo son la ira, ansiedad, desesperanza, resentimiento, y miedo. Múltiples estudios han sugerido que los individuos estigmatizados pudieran experimentar pérdida de concentración o la aparición de trastornos del estado del ánimo como la ansiedad o la depresión. 

Entonces, ¿cómo podemos reducir el estigma asociado al COVID-19? Podemos comenzar por obtener información de fuentes acreditadas. Allegándonos de manera virtual a las personas que pueden sentirse estigmatizadas. Mostrando nuestro apoyo a los trabajadores esenciales y a quienes cuidan personas afectadas por el virus. Todas estas sugerencias se resumen en mayor apoyo social y menos desinformación. 

Durante esta semana que se comenzó a flexibilizar el toque de queda, todos debemos seguir cuidándonos los unos a los otros. El mejor regalo que les podemos brindar a nuestros trabajadores esenciales, luego de un salario justo y empleo seguro, será el reconocer el efecto que el estigma puede tener en sus vidas y brindarles nuestro apoyo incondicional. 


Otras columnas de Ángel Enrique Alemán

domingo, 5 de abril de 2020

El ciudadano pandémico

La autosuficiencia, el deseo de sobrevivir y otras buenas estrategias son herramientas ponderosas ante la peligrosa propagación del COVID-19, señala Ángel Alemán

domingo, 29 de marzo de 2020

Psicología en tiempo de pandemia

Modelos de terapia cognitivo-conductuales sugieren que la ansiedad excesiva por la salud puede abordarse al enfocarse en creencias y comportamientos disfuncionales.Realizada por un psicoterapeuta, es el tratamiento de primera línea para la ansiedad excesiva, expone Ángel Enrique Alemán

💬Ver 0 comentarios