Ramón Cruz

Tribuna Invitada

Por Ramón Cruz
💬 0

¿Qué hacer con la basura?

Tan pronto la sacamos de nuestras vidas, no queremos recordarla, nos repugna. Casi al momento de producirla, la descartamos y no entendemos su valor real. Hablo de la “basura”. En Puerto Rico tenemos un problema demasiado grande con ella como para olvidarla o pretender que no existe.

El Gobierno y la Autoridad de Desperdicios Sólidos no ha abordado este tema responsablemente, comenzando porque la planificación es prácticamente inexistente. El último estudio de caracterización de la basura se realizó en el 2003 con cifras de más de 12 años de antigüedad, antes de que compráramos en Costco o Walmart, que muchos tuviésemos “flatscreens”, “laptops” o “smartphones” cambiables cada dos años, y que el embalaje fuera múltiples veces mayor que el producto consumido. Básicamente, desconocemos lo que contiene nuestra basura y por ende, su valor económico.

Bajo el telón de esta ignorancia, se propone una planta de recuperación de recursos y generación de energía, como la llaman unos, o incineradora, como la llaman otros. Llámenla como quieran, es importante recalcar que en ningún lugar del mundo se utiliza este tipo de proyecto como una estrategia de generación de energía, sino más bien una parte de un sistema integrado de manejo de desperdicios sólidos.

Debo admitir que en el pasado no he sido opositor de este tipo de proyecto e inclusive he participado como ponente en la reunión anual del “Waste-to-Energy Research and Technology Council” de Estados Unidos. Pero la falta de planificación, la irresponsabilidad ambiental y la magnitud del proyecto, me obligan a pensar distinto sobre la propuesta de Energy Answers.

Las cosas hay que entenderlas en su contexto. Muchas personas recibieron con júbilo el permiso de construcción de la Junta de Calidad Ambiental y declararon que Puerto Rico se unía a países avanzados que utilizan esta tecnología.

Creo que es una aseveración desinformada. Esta tecnología se utiliza en muchísimos países del mundo. En los países más avanzados, después de haber desviado más del 50% de sus desperdicios a la reutilización, al reciclaje o a la composta, utilizan esta tecnología para quemar lo restante. En cambio, en los países subdesarrollados y menos avanzados la utilizan para quemarlo todo. La propuesta de Energy Answers nos posiciona irresponsablemente en la segunda categoría.

El problema de la basura en Puerto Rico no radica en que la gente no la recicla, sino más bien en que la gente no la entiende. El problema principal es de planificación y de posesión de propiedad. Bajo las leyes de comercio interestatal de Estados Unidos, la basura no es basura, sino un bien comercial con un dueño. Como dicta la idiosincrasia norteamericana, el estado no puede inmiscuirse en lo que hace un dueño con su propiedad privada.

El dueño de la mayoría de nuestra basura son los municipios. Esto es problemático porque la basura que genera la mayoría de los municipios no es suficiente para hacer rentable invertir en una planta de separación, de reciclaje o de composta, y por ende, optan por enterrarla en vertederos. Esto también redunda en un problema para Energy Answers pues el estado no puede obligar a los dueños de la basura qué hacer con la misma. Además, bajo el cargo por disposición que actualmente está previsto en el proyecto, dudo que los municipios quieran o puedan pagar por llevarla allí.

Estoy convencido de que la única solución viable es crear cooperativas o alianzas publico-privadas de municipios, donde los mismos cedan contractualmente su propiedad a este organismo del que ellos mismos serán en parte dueños, para que, una vez garantizado un flujo mayor de basura, se pueda justificar y hacer rentable una inversión en plantas de reciclaje o composta.

Esto nos permitirá alejarnos de desperdiciar, enterrar o quemar el dinero atrapado en lo que erróneamente catalogamos como “basura”. Tomemos pasos firmes en esta dirección para no olvidar lo que desperdiciamos. Sólo entonces sería responsable discutir el quemar basura de la forma en que lo hacen los países avanzados a los que pretendemos emular.

Otras columnas de Ramón Cruz

jueves, 20 de septiembre de 2018

A caminar por un futuro limpio en Puerto Rico

El ambientalista Ramón Cruz declara que Puerto Rico carece de un plan de acción para mitigar sus emisiones y de adaptación ante el cambio climático

miércoles, 27 de junio de 2018

La herencia de malas mañas

El ambientalista Ramón Cruz cuestiona acciones del gobierno en contra de la conservación de los recursos naturales del país y reclama dejar malas prácticas del pasado como recién expone en su discurso el gobernador

💬Ver 0 comentarios