Ismael Torres

Tribuna Invitada

Por Ismael Torres
💬 0

Qué hacer con WIPR

Las emisoras del gobierno de Puerto Rico cumplieron el pasado 6 de enero sesenta y un años, en medio de un debate sobre su existencia como emisoras públicas.

Esta semana se conoce la noticia de que la Junta territorial de control fiscal ha recomendado al gobierno de Puerto Rico que disponga de la emisora por considerarlas un gasto  innecesario.

Desde su establecimiento, esas emisoras han sido objeto de discusiones públicas por el control que tiene el gobierno sobre sus asuntos, en particular su programación y las personas que han puesto para dirigirlas.

Es principalmente por esa razón que la programación de las emisoras es cada vez peor y su audiencia significativamente baja. 

Por esas ondas de  radio y la televisión se han podido escuchar programas y personajes que nunca debieron estar en esas emisoras, creadas fundamentalmente para promover la educación y la cultura.

En 1988, el entonces gobernadora Rafael Hernández Colón sacó esas emisoras del entonces Departamento de Instrucción Pública. Creó una corporación pública y le asignó una cantidad sustancial de fondos provenientes de la Compañía Telefónica para su operación y para que se repensara su gestión financiera y de programación.

La exprimera dama del país, doña Inés Mendoza de Muñoz Marín, que había participado activamente en la creación y el establecimiento de esas emisoras en la década de 1950, dijo que la acción del gobernador Hernández Colón sobre esas emisoras era como “usar la espada de (Simón) Bolivar para cortar salchichón”. Se refería a la creciente tendencia de los posteriores gobiernos de alejarse gradualmente de los objetivos para los cuales se habían creado esas emisoras: contribuir al desarrollo social, educativo y cultural del país, y fomentar el entretenimiento de los ciudadanos.

Al salir al aire en enero de 1958, WIPR se convirtió en la primera estación de televisión educativa en Latinoamérica. A diferencia de otras compañías públicas de radio y TV, no emitía comerciales. WIPR fue una de las pocas en Puerto Rico con programas en inglés, gracias a una afiliación a la cadena PBS, acuerdo que culminó en 2011.

En 1996, fue la primera estación televisiva de Puerto Rico en emitir programación en Internet y en 2008, se convirtió en la primera estación televisiva de Puerto Rico en producir y emitir programas en alta definición.

Al surgir nuevamente el tema a la discusión pública, hay que repetir que la única razón de ser de las emisoras gubernamentales es promover la educación y la cultura, y no para competir con la programación de las emisoras comerciales; que sean una alternativa a los oyentes y televidentes que buscan escapar de la programación comercial, cuyos criterios no son necesariamente la promoción de las artes y la educación.

Otras columnas de Ismael Torres

💬Ver 0 comentarios