Jaime Lluch

Tribuna Invitada

Por Jaime Lluch
💬 0

¿Qué hace un profesor universitario?

La semana pasada en la radio puertorriqueña y en declaraciones en la prensa comercial, se dijo que era una vergüenza que a los profesores de la Universidad de Puerto Rico, en Río Piedras se le esté pagando por “no hacer nada” desde que la huelga comenzó a finales de marzo. Aparte de la agenda malintencionada y política que pueda haber detrás de tales declaraciones, me parece que reflejan una ignorancia profunda sobre lo que hace un profesor universitario y cuál es su misión profesional.   Deseo, por lo tanto, ayudar a educar y concienciar a todas sobre qué realmente hace un profesor universitario en su vida profesional.

La profesión académica es un bello oficio: es dedicar la vida de uno a la creación, al descubrimiento, al desarrollo de nuevas ideas, al debate y discusión de diferentes puntos de vista, a la educación de nuestra juventud, al entrenamiento de la próxima generación de académicos, y a la belleza, la justicia y la verdad. 

No es una profesión para todo el mundo: yo diría que requiere una vocación genuina, mucho sacrificio personal (un Ph.D. es largo y hay pocas recompensas materiales), gran curiosidad intelectual, una dedicación a mejorar el mundo a través de la educación, un compromiso ético, mucha tolerancia, una visión global del mundo, un cierto idealismo y poco interés en acumular grandes bienes materiales.

Contrario a prácticamente cualquier otra profesión, en las que el profesional está sujeto a las exigencias y realidades del mercado o debe seguir las directrices de una entidad gubernamental, el profesor con cátedra está libre para crear, pensar, dialogar y descubrir, sin estar sujeto a la dictadura del mercado o las prioridades políticas de agencias gubernamentales o partidos políticos.

El profesor también se distingue de otras profesiones por la importancia que tiene la libre creación en su desempeño profesional.  Obviamente, la docencia en los cursos es una parte muy importante de nuestra labor.  Pero, igual de importante (o más, en las mejores universidades) es la creación de nuevo conocimiento a través de la investigación, las publicaciones académicas, las conferencias, y la diseminación del conocimiento a un nivel más popular a través de los medios.  Un profesor que investiga y publica en revistas y libros de buen nivel es uno que está activamente participando en el mundo del conocimiento, y no un mero espectador.

En los últimos años he publicado Visions of Sovereignty, que ha recibido reconocimientos en ambos lados del Atlántico y editado Constitutionalism and the Politics of Accommodation in Multinational Democracies. Además, en cada disciplina y cada tema hay una red global de discusión sobre esos temas.  Un profesor debe de estar integrado y debe participar en esas redes globales.         

Un profesor también debe de participar en conferencias internacionales de alto nivel en su disciplina, y en sus temas de investigación.  A través de las conferencias uno presenta el trabajo de uno ante los mejores foros globales y ante los expertos mundiales más reconocidos.   También uno conoce a los profesores en otras universidades y otros estados que escriben los artículos y libros más citados.

Por ejemplo, en los últimos cuatro años he presentado mis trabajos en dos conferencias al año: una siempre ha sido el Congreso Anual del American Political Science Association, que es la reunión más grande, la más internacional, y la que tiene la tasa de aceptación más baja. 

Además, he ido a presentar mis papers en conferencias internacionales, como conferenciante invitado: en el Institut d’Estudis Internacionals de Barcelona (2014), en el EUDO Dissemination Conference del Instituto Universitario Europeo en Florencia (2015), en la conferencia en Ottawa del Groupe de recherche sur les sociétés plurinationales (2016), y ahora en el verano una conferencia del International Political Science Association sobre diseño constitucional en sociedades divididas.

Desde finales de marzo, he revisado y re-escrito tres papers y los he enviado a revistas académicas de buen nivel: PubliusGovernment and Opposition (esta semana). Estos tres artículos originaron como papers para conferencias: he ahí la importancia de las mismas. Ahora empezaré a trabajar nuevos papers para la conferencia de este verano y la del APSA en septiembre, etc.   Normalmente, este es el trabajo que hacemos en el verano y en las Navidades. Pero, por la huelga he estado trabajando intensamente desde finales de marzo en todo esto.  También en mi nueva agenda de investigación sobre derecho constitucional comparado y política comparada. Cuando reabra la UPR pronto (espero), estaré listo para terminar los cursos.  Así que contrario a lo que salió en los medios, nosotros los profesores nunca hemos dejado de trabajar desde finales de marzo, ya que gran parte de lo que hacemos es investigar, publicar, y presentar nuestro trabajo en conferencias internacionales.

Finalmente, debo de mencionar algunas de las carencias de la UPR que dificultan nuestra labor, y una vez más pedirle a la Junta de Control que no imponga estos recortes abusivos, ya que eso sólo dificultará nuestra labor aún más.  En la UPR-RP como está ahora, la biblioteca no es adecuada: el 95% de los libros que yo necesito no están allí.   Muchos de los salones de clase no tienen ni WiFi ni proyector, algo que es inconcebible hoy en día. La carga regular en la UPR (4-4) es más que en universidades R-1: por lo tanto, hay poca orientación hacia la investigación y publicación.   Los irrazonables recortes que pide la Junta de Control sólo van a servir para empeorar las condiciones académicas en la UPR-RP.

Sobre la UPR, lea también La JSF y Rosselló tienen la llave de los portones.

Otras columnas de Jaime Lluch

viernes, 2 de noviembre de 2018

Brexit, Trump y Puerto Rico

El profesor Jaime Lluch argumenta sobre las tendencias actuales de políticos globalistas versus nacionalistas y la ausencia de posiciones claras al respecto en los partidos isleños

viernes, 5 de octubre de 2018

Kavanaugh: abuso del privilegio

Antes de ser nominada al Tribunal Supremo por Bill Clinton, Ruth Bader Ginsburg había sido fundadora del Proyecto de Derechos de la Mujer de la Sociedad Americana de Derecho Civiles: un dínamo en la litigación ante el Tribunal Supremo enfocada en remediar la discriminación por género.

💬Ver 0 comentarios