María Calixta Ortiz

Punto de Vista

Por María Calixta Ortiz
💬 0

¿Qué implicación tienen las muertes por COVID-19 para Puerto Rico?

Estamos en medio del progreso de la epidemia del COVID 19 en nuestra zona geográfica, y esta noche el Gobierno de Puerto Rico ha comunicado la sospecha de lo que podría ser el primer caso en la isla. Una mujer de 68 años procedente de Italia que llegó en un crucero al puerto de San Juan. Mientras más países confirmen casos del virus, y la enfermedad cobre vidas en naciones desarrolladas como Estados Unidos, tenemos que ocuparnos ante la seria situación.

Ciertamente no debería ocurrir ninguna muerte, pero hasta el fin de semana se habían reportado 20 decesos en los Estados Unidos, incluyendo dos en nuestra cercana Florida, donde viven tantos familiares nuestros. Y con mucha tristeza existe la posibilidad de que cuando lean esta columna podría haber unas cuantas víctimas más, pues a nivel de Estados Unidos ya se aludió al menos a ocho pacientes en estado crítico.

Los dos pacientes que fallecieron en el estado de Florida tenían sobre 70 años. Uno de ellos fue examinado para detectar COVID-19 después de llegar al Centro Médico con una dolencia respiratoria severa. Se confirmó que ambos casos estaban relacionados con los viajes, pero no se reveló a dónde fueron.

Tal parece que, para los occidentales, no va a ser fácil aguantarnos de viajar, pues este ha sido el primer foco de propagación fuera del epicentro en muchos países incluyendo los Estados Unidos. Al momento de escribir esta columna, ya suman 104 países, dos cruceros con casos confirmados y sobrepasamos los 107,000 y sobre 3,600 muertes. Un aumento de casos de cerca de 2,500 a 5,000 diarios.

En un análisis de mortalidad, según la cantidad de infectados por país, me alarma saber que Estados Unidos sobrepasa la tasa de mortalidad por COVID 19, donde esperaría excelentes prácticas de salud pública, en comparación con otros países como Japón, Francia, España y Alemania. Sepan que Alemania tiene cero muertes al momento y posee más de 900 casos. Esto cambia minuto a minuto, y podríamos tener resultados distintos al final de la epidemia, pero este es el escenario en este momento.

Aunque no existe un estudio epidemiológico al presente sobre las variables que pueden estar incidiendo en estas muertes en los Estados Unidos, propongo algunas variables para evaluar. Un elemento importante podrían ser los altos costos del sistema de salud en los Estados Unidos. Las personas enfermas se aguantan hasta el final para evitar las altas facturas. Otra variable podría ser el estilo de vida y la alimentación que nos lleva a la obesidad y las condiciones de salud ya identificadas como de alto riesgo.

Es muy importante destacar que el 16% de la población de los Estados Unidos está en el grupo de edad mayores de 64 años. No está demás añadir que el estado de la Florida es el estado con mayor población sobre los 65 años pues tiene cerca de un 21%. Por último,una variable que afecta también es que del 30% al 40% de la población duerme muy pocas horas al día, estilo de vida que nos lleva a tener un sistema inmune poco fortalecido.

Se suma, el que los Estados Unidos tiene una excesiva dependencia con China para la producción farmacéutica. Alrededor del 90 por ciento de los ingredientes activos utilizados por los fabricantes de medicamentos estadounidenses provienen de allí. La mayoría de las fábricas en China están cerradas, lo que puede propiciar que los suministros farmacéuticos de Estados Unidos escaseen. Este dato puede impactar a Puerto Rico grandemente también, aun si tenemos la gran suerte de que este caso sospechoso no se convierta en el primer caso en la isla o tengamos un brote en el futuro cercano.

Algunos ciudadanos critican el estado de prevención que ponemos con esta epidemia, y de que las cancelaciones de eventos y viajes están causando muchas pérdidas y complicaciones, pero subestiman lo costoso que sería cuando un sistema de salud pública tiene que lidiar con la prevención de un brote en su país. No pierdan de perspectiva que también es millonaria la inversión en los análisis de detección, el procesado de muestras, el cuidado de los enfermos, el aislamiento de pacientes, y la disposición de desperdicios biomédicos, entre otros factores que me quedo corta. Más que nada para cualquiera de nosotros, la pérdida de un ser querido es irreparable. Por ello, tenemos que proteger de forma extraordinaria la salud de todos.

Lea también la columna del Dr. Mario Paulino

Otras columnas de María Calixta Ortiz

sábado, 14 de marzo de 2020

Distanciamiento social para aplanar la curva epidémica

Con el distanciamiento social, el número de infectados será más bajo y se mantendrá por debajo de la saturación, de manera que la epidemia sea menos violenta e intensa, dice María Calixta Ortiz

lunes, 24 de febrero de 2020

Pandemia de coronavirus: incierta pero posible

María Calixta Ortiz declara que en Puerto Rico ya debieron haber ocurrido reuniones con el personal en todos los hospitales y levantar protocolos para atender los potenciales casos del coronavirus

💬Ver 0 comentarios